El líder norcoreano, en primer acto de estado desde enfermedad

SEUL (Reuters) - El líder norcoreano, Kim Jong-il, apareció el jueves en su primer acto importante desde que habría sufrido un accidente cerebrovascular el año pasado cuando se presentó ante el Parlamento, que lo reeligió como líder supremo militar del país.

La medida tomada por la Asamblea Suprema del Pueblo, aunque unánime y totalmente esperada, marcó el regreso de Kim al centro del escenario mientras el Estado comunista celebraba lo que llamó un triunfante lanzamiento de un satélite el fin de semana.

La televisión norcoreana transmitió imágenes que mostraban a Kim más delgado que antes de que supuestamente sufriera un accidente cerebrovascular en agosto. Mientras caminaba hacia el escenario de la asamblea recientemente elegida junto a otras autoridades, los delegados aplaudían.

Kim, de 67 años, que por lo general no habla cuando asiste a las sesiones anuales del Parlamento, podría seguir ese patrón en esta ocasión y no dirigirse a los delegados.

Había estado notablemente ausente de los principales eventos públicos desde su enfermedad, que planteó interrogantes sobre su mano de hierro sobre la única dinastía comunista de Asia y sobre si alguien estaba listo para sucederlo.

Corea del Norte ha amenazado con tomar "medidas enérgicas" si el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) lo castiga por el lanzamiento de un cohete el domingo.

El Consejo de Seguridad hasta ahora no ha acordado una respuesta a lo que se ha visto ampliamente como una prueba de misil oculta, lo que llevó al senador estadounidense John McCain a presionar a China, el aliado clave de Corea del Norte, para que muestre más severidad con su empobrecido vecino.

La agencia de noticias norcoreana KCNA dijo que Kim fue reelegido como jefe de la Comisión Nacional de Defensa, un puesto de poder en Corea del Norte, que nombró al fundador del estado y padre de Kim, Kim Il-sung, eterno presidente después de su muerte en 1994.

Los analistas dijeron que la cuidadosamente coreografiada Asamblea podría darle a Kim un mandato que consolide su legado para construir un primer Estado militar y podría allanar el camino para que transfiera el poder a uno de sus tres hijos.

MAQUINA DE PROPAGANDA

La máquina propagandística de Corea del Norte gestionó cuidadosamente la reaparición de Kim desde su enfermedad a través de informaciones de sus visitas a fábricas y bases militares, aunque sólo mostraban fotografías de las visitas.

Prepararon al público para su total regreso diciendo que el domingo estaba cerca para observar el lanzamiento del cohete de largo alcance. El martes mostraron un vídeo del lanzamiento en la televisión estatal seguido de un documental de Kim donde el público vio imágenes recientes de él por primera vez desde su supuesta enfermedad.

Los analistas aseguran que el lanzamiento fue una prueba de un misil de largo alcance diseñado para llevar una ojiva tan lejos como Alaska. Las Fuerzas Armadas estadounidenses dijeron que ningún objeto había entrado en órbita.

Estados Unidos, Japón y Corea del Sur dicen que ese lanzamiento ha violado las resoluciones de la ONU.