Japón pide al Consejo de Seguridad una respuesta más enérgica contra Corea del Norte

TOKIO, 7 (Reuters/EP)

Japón pidió hoy al Consejo de Seguridad de la ONU una respuesta firme contra Corea del Norte que desafió a la comunidad internacional al lanzar el pasado domingo el cohete, aunque muchos analistas consideran que se trata de un misil balístico de gran alcance.

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad-- Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia-- además de Japón, se reunieron ayer en las oficinas de la ONU para intentar acordar una respuesta conjunta al lanzamiento del cohete norcoreano, aunque no llegaron a ningún acuerdo. Hoy se reunirán de nuevo para determinar qué respuesta debe llevarse a cabo.

"Todos los países están de acuerdo que es necesaria una respuesta firme y clara, no obstante todavía tienen que ponerse de acuerdo en el contenido. No se ha alcanzado ningún acuerdo porque hay diversas opiniones", dijo el secretario jefe del Gabinete Takeo Kawamura en una rueda de prensa.

Mientras que Japón, Estados Unidos y Corea del Sur apuestan por adoptar medidas energéticas contra este lanzamiento que viola la resolución de 1718 de la ONU, China y Rusia, miembros permanentes y con derecho a veto en el Consejo de Seguridad, no se han mostrado dispuestos a reconocer que el lanzamiento haya supuesto un quebrantamiento de la resolución 1718.

Previamente, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, compareció ante los medios para explicar que no había habido unanimidad entre los miembros del Consejo para calificar el lanzamiento como una violación de esta resolución, que prohíbe al régimen de Pyongyang cualquier actividad relacionada con el desarrollo o el lanzamiento de misiles balísticos y que fue establecida en 2006 después de que Corea del Norte realizase una prueba nuclear.

"El Gobierno japonés sigue pensando que lo más adecuado para el Consejo es aprobar una resolución. Es importante dictaminar una respuesta fuerte y común", añadió Kawamura quien recordó que "Japón y Estados Unidos están trabajando de forma conjunta en las discusiones".