La premio Nobel iraní Shirin Ebadi defenderá la apelación presentada por Saberi

  • Teherán, 21 abr (EFE).- La premio Nobel de la paz iraní, Shirin Ebadi, dijo hoy a Efe que se hará cargo de la defensa de la periodista estadounidense de ascendencia irani Roxana Saberí, condenada a ocho años de cárcel por espiar en favor de Estados Unidos.

Teherán, 21 abr (EFE).- La premio Nobel de la paz iraní, Shirin Ebadi, dijo hoy a Efe que se hará cargo de la defensa de la periodista estadounidense de ascendencia irani Roxana Saberí, condenada a ocho años de cárcel por espiar en favor de Estados Unidos.

La noticia se conoce el mismo día en que el Poder Judicial iraní confirmó que el hasta ahora letrado principal de la reportera, Abdul Salam Jorranshahi, había presentado ante el juez el recurso de apelación.

"Sí, me he hecho cargo de la defensa de Saberi. Ahora estamos a la espera de que se abra el plazo para la apelación", aseguró a Efe en conversación telefónica Ebadi, quien se haya actualmente fuera de la capital.

Casi al mismo tiempo, el portavoz del Poder Judicial, Ali Reza Jamshidi, confirmaba que la apelación ya estaba en curso.

"Saberi ha apelado y espero que el tribunal de apelación varíe el veredicto. La decisión final se conocerá en el momento apropiado", aseguró el portavoz del Poder Judicial, citado la agencia oficial de noticias local Irna.

La periodista, de 31 años, fue condenada el pasado sábado a ocho años de cárcel por un tribunal revolucionario de Teherán tras un juicio rápido y a puerta cerrada, plagado de dudas.

Desde que fuera detenida el pasado 31 de enero, los cargos contra ella han oscilado desde la supuesta compra de una botella de vino -cuyo consumo está penado en Irán- hasta la denuncia por trabajar de forma ilegal al haber expirado su acreditación de prensa.

Finalmente, el 9 de abril de 2009, pocos días antes de que se iniciara el juicio, el fiscal segundo Hasan Zare Dehnavi acusó a Saberi de espiar para Estados Unidos.

Las incertidumbres que rodean el proceso han inclinado a diversas asociaciones de defensa de los derechos humanos y de las libertades de prensa a expresar su temor de que se trate de una causa política vinculada a la nueva fase de las relaciones entre Estados Unidos e Irán.

Tras treinta años de hostilidad mutua, el nuevo presidente norteamericano, Barack Obama, ha realizado varios gestos con el objetivo de abrir un nuevo capítulo en las relaciones con Irán, oferta que ha sembrado inquietud en algunos sectores más conservadores del régimen.

Nada más conocerse la sentencia, Obama expresó su decepción por lo acontecido.

Horas después, y en un gesto inusual, su colega iraní, Mahmud Ahmadineyad, envió una carta a la Fiscalía del Estado en la que solicitaba que Saberi tuviera todos los medios necesarios para defenderse y tener un proceso de apelación "rápido y justo".

El domingo, el jefe del Poder Judicial, ayatolá Mahmud Sharudi, realizó una declaración en el mismo sentido.

Sin embargo, el lunes el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Hasan Ghasghavi, recomendó a Obama que no comentara la condena sin antes de conocer todos los detalles.

"Advierto a aquellos que han estudiado leyes que no comenten el proceso sin conocer el contexto", dijo Qashqavi en una velada alusión al mandatario estadounidense, que estudió Derecho en la Universidad de Harvad.

En su rueda de prensa habitual, el funcionario iraní volvió a insistir en que Saberi es juzgada de acuerdo a la ley iraní, ya que entró en Irán con ese pasaporte y que la ley de su país no reconoce la doble nacionalidad.

Qashqhavi sembró, de nuevo, la incertidumbre al asegurar que entre los delitos que se le imputan a la periodista "se incluye la recopilación de noticias e información de manera ilegal".

En este sentido, el ministro iraní de Información, Gholam Husein Mohseni Ejeie insistió hoy que el juicio es legal ya que Saberi entró en el país con pasaporte de Irán.

Saberi, hija de padre iraní y madre japonesa, llegó a Teherán hace seis años y desde entonces trabajó para medios británicos y estadounidenses de prestigio como la cadena BBC o Fox News.

Actualmente, se hallaba en el país al parecer recopilando información para escribir un libro.