La segunda reunión del Consejo de Seguridad sobre el lanzamiento del cohete norcoreano finaliza sin acuerdo

La segunda reunión del Consejo de Seguridad sobre el lanzamiento del cohete norcoreano finaliza sin acuerdo

La segunda reunión del Consejo de Seguridad sobre el lanzamiento del cohete norcoreano finaliza sin acuerdo

NUEVA YORK, 10 (Reuters/EP)

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Japón se reunieron ayer para decidir qué sanciones aplicar a Corea del Norte tras el lanzamiento de su cohete, aunque por segunda vez consecutiva no llegaron a ningún acuerdo.

La embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Susan Rice y su homólogo japonés, Yukio Takasu, calificaron el encuentro, de unos 40 minutos de duración, de "productivo" y aseguraron que seguirán trabajando en la materia.

Takasu manifestó su deseo de que el Consejo alcance "un mensaje sólido y unificado", y añadió que Tokio no ha variado su postura acerca de que una resolución vinculante sería lo más apropiado en respuesta al lanzamiento del cohete que llevó a cabo el pasado domingo Corea del Norte ignorando las advertencias de la comunidad internacional de las posibles consecuencias.

A pesar de que Pyongyang defiende que el lanzamiento tenía como único fin poner en órbita un satélite de comunicaciones, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, consideran que en realidad se trataba del misil balístico de largo alcance 'Taepedong 2' y defienden que Corea del Norte ha violado la resolución 1695 y 1718 del Consejo de Seguridad.

Por su parte, los diplomáticos de la ONU dijeron que las negociaciones respecto a este tema llevan paralizadas desde hace días ante la falta de compromiso por parte de algunos países miembro como China, y vaticinan un posible enfrentamiento entre Japón y Estados Unidos ya que este último no estaría dispuesto a aceptar una resolución vinculante que sí propone Tokio.

Así las cosas, la primera reunión del Consejo, celebrada el domingo pasado a petición de Japón, tampoco se zanjó con una respuesta común ya que aunque los países miembro consideran el lanzamiento como una provocación y una amenaza para la estabilidad y la paz, Rusia y China abogan por imponer sanciones menores mientras que Japón, Estados Unidos y Corea del Sur son más tajantes al respecto.