París defiende la Conferencia sobre Racismo pese al discurso de Ahmadineyad

  • París, 21 abr (EFE).- El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, defendió hoy la conveniencia de Conferencia sobre el Racismo de la ONU por los avances respecto a la de Durban, de 2001, y reiteró que su país no se retira pese al discurso "antisemita" del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

París defiende la Conferencia sobre Racismo pese al discurso de Ahmadineyad

París defiende la Conferencia sobre Racismo pese al discurso de Ahmadineyad

París, 21 abr (EFE).- El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, defendió hoy la conveniencia de Conferencia sobre el Racismo de la ONU por los avances respecto a la de Durban, de 2001, y reiteró que su país no se retira pese al discurso "antisemita" del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.

La razón de esa defensa es que en la Conferencia, que se celebra en Ginebra, se va a adoptar "un texto en el que figura todo lo que queríamos, todo lo que querían los países occidentales" aunque "no sea perfecta", explicó Kouchner en una entrevista a la emisora de radio "Europe 1".

"No es en absoluto un éxito, sino el comienzo de un éxito" en virtud de los avances en esa declaración final, que menciona "el antisemitismo, la discriminación de personas, la libertad de expresión, el genocidio, la memoria del Holocausto, los derechos de las mujeres, la trata de seres humanos", las personas infectadas con el virus del sida o los minusválidos, recordó.

El ministro francés reconoció que no se habían incluido las discriminaciones contra los homosexuales porque "no se ha podido", pero se mostró convencido de que "se hará la próxima vez".

Del discurso de ayer de Ahmadineyad, Kouchner dijo que había sido "inadmisible" por sus diatribas "antisemitas", pero también que no se le podía impedir hablar al ser uno de los miembros de la ONU.

El titular francés de Exteriores se desmarcó de la posición estadounidense de boicotear la conferencia pero de mantener su voluntad de diálogo con Teherán: "es más que una paradoja, puede ser en realidad un error".

Refiriéndose a Irán, añadió que el diálogo es "muy difícil" porque se trata de "un país que en efecto fabrica la bomba atómica y por tanto hay que hacer todo lo posible para que no la utilice".

El embajador francés que representa a su país en Ginebra fue uno de los que se retiró de la sala (como los de otros Estados europeos) cuando Ahmadineyad pronunció su polémico discurso.