Pyongyang responde a la ONU anunciando que no participará "nunca más" en las negociaciones a seis

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La respuesta de Corea del Norte al Consejo de Seguridad de la ONU, que ayer condenó el reciente lanzamiento de un cohete de largo alcance por parte de Pyongyang y advirtió de posibles nuevas sanciones, ha sido contundente e inédita. Pyongyang anunció hoy que no participará "nunca más" en las conversaciones a seis bandas sobre su programa nuclear y que tampoco acatará sus acuerdos, al tiempo que mostró su intención de reanudar su programa nuclear.

Seúl ha admitido que la respuesta de su país vecino "ha sido más fuerte de lo que se esperaba", pero aseguró que su intención es "afrontar las amenazas de Corea del Norte con calma". Estados Unidos, por su parte, urgió a Corea del Norte a seguir participando den el diálogo y describió la decisión de Pyongyang como "un paso grave en la dirección equivocada".

"No necesitamos las conversaciones a seis bandas. Nunca jamás participaremos en esas negociaciones ni respetaremos sus acuerdos", declaró un portavoz del Ministerio norcoreano de Asuntos Exteriores, citado por la agencia oficial norcoreana KCNA.

El portavoz también anunció que su país va a construir una central nuclear provista de reactores de agua ligera --que no se utilizan para obtener plutonio militar-- y que se tomarán las medidas adecuadas para "reactivar" las instalaciones nucleares congeladas en función de los acuerdos internacionales.

Unas horas más tarde, la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) dijo que Corea del Norte ha dejado de colaborar con los inspectores de este organismo de la ONU, a los que ha ordenado que abandonen el país.

Pyongyang "ha informado hoy a los inspectores de la AIEA de las instalaciones de Yongbyon que ha cesado inmediatamente toda cooperación con la AIEA", anunció en un comunicado Marc Vidricaire, portavoz de este organismo, en alusión a la principal central nuclear del país. "Ha solicitado la retirada de todo el equipo de contención y supervisión, tras lo cual los inspectores de la AIEA ya no tendrán acceso a las instalaciones", agregó.

Vidricaire dijo que el equipo de supervisión la AIEA --formado por cuatro inspectores, dos de los cuales están permanentemente en Yongbyon-- debe salir del país "lo antes posible", según las órdenes de Pyongyang. Esto podría ocurrir el próximo jueves, según dijo a la agencia Reuters un diplomático próximo a la AIEA.

El lenguaje utilizado por Pyongyang supone un cambio respecto al habitual en estos casos. Hasta la fecha, Corea del Norte siempre había advertido de que cualquier acción de la ONU contra ella afectaría a las negociaciones a seis bandas, pero nunca había acudido a expresiones tan absolutas como "nunca jamás".

Las conversaciones a seis bandas sobre el problema nuclear en la península de Corea comenzaron en agosto de 2003 con la participación de representantes diplomáticos de alto rango de Estados Unidos, Rusia, China, Japón y las dos Coreas. En virtud de los acuerdos alcanzados en estas conversaciones, Corea del Norte congeló su programa nuclear y empezó a desmantelar el reactor de la central de Yongbyon.

El anuncio hecho hoy por Corea del Norte es una respuesta a la declaración aprobada ayer por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, en la que se condena el lanzamiento de un cohete por Corea del Norte el pasado 5 de abril, por considerar que contradecía la resolución 1718 de octubre de 2006 del propio Consejo.

La declaración advierte también de un posible endurecimiento de las sanciones contra Pyongyang. El texto aprobado deja la puerta abierta a ciertos "ajustes" en las sanciones ya impuestas, para lo cual ha decidido establecer un comité que deberá presentar sus recomendaciones el próximo 24 de abril.

EEUU PIDE A COREA DEL NORTE QUE SE LO REPLANTEE

Washington ha tardado en reaccionar al anuncio de Pyongyang y lo ha hecho de forma concisa. El portavoz del Departamento de Estado norteamericano Robert Wood pidió a Corea del Norte que se reincorpore al diálogo a seis bandas citando la declaración del Consejo de Seguridad de la ONU, que solicita la "pronta reanudación" de las mismas.

Por su parte, Robert Gibbs, portavoz de la Casa Blanca, subrayó que "la amenaza de Corea del Norte de retirarse de las conversaciones a seis bandas y de reiniciar su programa nuclear constituye un paso muy grave en la dirección equivocada". "No logrará la aceptación de la comunidad internacional a menos que abandone de forma verificable la búsqueda de armas nucleares", añadió.

COREA DEL SUR: "MÁS FUERTE DE LO ESPERADO"

Entre las reacciones de los seis países que del sexteto destaca, por su importancia, la del país más directamente afectado por esta situación. Un responsable del Ministerio surcoreano de Asuntos Exteriores admitió que "la respuesta de Corea del Norte ha sido más fuerte de lo que se esperaba, considerando que nunca se habían utilizado palabras tan contundentes". En todo caso, "el Gobierno va a afrontar las amenazas de Corea del Norte con calma", precisó el portavoz en declaraciones a la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

Entretanto, los medios surcoreanos informaron hoy de que el Gobierno de Seúl ha decidido cooperar plenamente con la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación (PSI), lanzada en 2003 por Estados Unidos para combatir la proliferación de materiales y armas nucleares, químicas y biológicas, según informó la agencia estatal china de noticias, Xinhua.

Por su parte, el secretario general de la ONU y ex ministro de Asuntos Exteriores surcoreano, Ban Ki Moon, mostró su confianza en que la iniciativa del Consejo de Seguridad sirva para "allanar el camino" a una "solución pacífica de todos los conflictos vigentes en la región" y afirmó que, con su declaración, Naciones Unidas "envía un mensaje unificado de la comunidad internacional", que estaba dividida por las reticencias de países con derecho de veto como Rusia y China, miembros permanentes del Consejo de Seguridad.

CHINA, RUSIA Y JAPÓN

Precisamente, han sido esas reticencias las que han impedido la imposición de sanciones concretas contra Corea del Norte. El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, advirtió hoy contra la creación de un nuevo mecanismo negociador paralelo al sexteto.

"No hace falta crear un nuevo foro internacional para los asuntos relacionados con la situación en la península de Corea", declaró en una rueda de prensa. "Ya hay un foro reconocido por todos: las conversaciones a seis bandas", agregó, citado por la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

En todo caso, Lavrov se mostró relativamente optimista: "Pese a la inevitable emoción mostrada por las diferentes partes ante esta situación, esperamos que el proceso de negociaciones a seis bandas se reanude en un futuro muy cercano a fin de que podamos avanzar hacia el principal objetivo de todos, la desnuclearización de la Península coreana".

Por su parte, la portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Jiang Yu, expresó su deseo de que "todos los implicados tengan una visión más amplia, ejerzan la calma y la contención y protejan el avance de las conversaciones a seis bandas".

Asimismo, insistió en la negativa de China a que se adopten nuevas resoluciones o sanciones contra el régimen de Pyongyang, ya que las acciones del Consejo de Seguridad deben tener por objeto "garantizar la paz y estabilidad" de la Península coreana y el noreste de Asia, y defendió la vía de la negociación a seis bandas, que ha "desempeñado un papel positivo y permitido logros asombrosos".

El Ministerio de Exteriores de Japón, país particularmente crítico con Corea del Norte, le ha pedido que acepte la declaración del Consejo de Seguridad de la ONU y la reanudación de las negociaciones multilaterales.