El presidente letón acepta la dimisión del primer ministro

  • Moscú, 20 feb (EFE).- El presidente de Letonia, Valdis Zatlers, anunció hoy que ha aceptado la dimisión presentada por el primer ministro de ese país báltico, Ivars Godmanis, a instancias de dos de los cuatro partidos de la coalición gobernante.

El presidente letón acepta la dimisión del primer ministro

El presidente letón acepta la dimisión del primer ministro

Moscú, 20 feb (EFE).- El presidente de Letonia, Valdis Zatlers, anunció hoy que ha aceptado la dimisión presentada por el primer ministro de ese país báltico, Ivars Godmanis, a instancias de dos de los cuatro partidos de la coalición gobernante.

"El Gobierno de Letonia no puede trabajar sin el respaldo de los socios de la coalición, por eso acepté la petición del primer ministro", dijo Zatlers en una comparecencia ante la prensa, según informó desde Riga la agencia rusa RIA-Nóvosti.

La dimisión de Godmanis la reclamaban el Partido Popular y la Unión de Verdes y Campesinos y, en caso contrario, amenazaban con abandonar la coalición, integrada asimismo por el Primer Partido/Camino Letón y Patria y Libertad.

La renuncia de Godmanis conduce a la dimisión de su Ejecutivo, aprobado por el Legislativo el 20 de diciembre de 2007.

Zatlers dijo que el próximo lunes iniciará las consultas con los partidos representados en el Parlamento sobre la formación del nuevo Gobierno y se mostró convencido de que las fuerzas de la coalición son capaces de promover a un buen candidato a primer ministro.

El Parlamento letón sopesaba las últimas semanas la posibilidad de estudiar un voto de desconfianza al Gobierno de Godmanis, cuya gestión es rechazada por un 70 por ciento de los habitantes, según los sondeos.

Letonia es el Estado de la Unión Europea más afectado por la crisis y que sufre la mayor recesión: en el tercer trimestre del año pasado el Producto Interior Bruto (PIB) del país se redujo en un 4,6 por ciento, en comparación con el mismo período de 2007.

El Gobierno letón diseñó un plan anticrisis y de estabilización económica que prevé recortar el gasto público en un 15 por ciento, congelar los salarios y subir los impuestos, proyecto que suscitó duras críticas de la oposición y los sindicatos.

Riga fue el pasado 13 de enero escenario de graves desórdenes, después de que unas 20.000 personas se manifestaran en el centro urbano contra las medidas del Gobierno encaminadas a paliar el impacto de la crisis financiera y reclamaran la disolución del Legislativo.

Al menos diez policías y medio centenar de manifestantes resultaron heridos y 106 personas fueron detenidas durante los disturbios, cuando cerca de un millar de participantes apedrearon la sede del Parlamento.

La economía letona ha mostrado en los últimos meses signos de debilidad, debido a los desequilibrios relacionados con la deuda exterior, el aumento del déficit y el débito públicos y la elevada inflación.

Letonia, que pidió ayuda financiera a la Comisión Europea y al Fondo Monetario Internacional, hasta 2011 recibirá 7.500 millones de euros, que empleará para cubrir el déficit del presupuesto (del 4,9 por ciento), la estabilización de la banca y el apoyo a empresarios.