La crisis financiera condiciona este año el plan de actividades de la Comisión Nacional del Mercado de Valores

  • Madrid, 19 feb (EFE).- La crisis financiera y algunos imprevistos, como la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers o el millonario fraude de Bernard Madoff, condicionarán este año las actividades de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La crisis financiera condiciona este año el plan de actividades de la Comisión Nacional del Mercado de Valores

La crisis financiera condiciona este año el plan de actividades de la Comisión Nacional del Mercado de Valores

Madrid, 19 feb (EFE).- La crisis financiera y algunos imprevistos, como la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers o el millonario fraude de Bernard Madoff, condicionarán este año las actividades de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Durante la presentación del plan de actividades para este año del órgano regulador de los mercados españoles, el presidente de la entidad, Julio Segura, señaló que el deterioro de la situación económica, los problemas de solvencia de algunas entidades y casos como los de Madoff o el multimillonario tejano Robert Allen Stanford han puesto de manifiesto fallos en los procesos de supervisión.

Sobre los recientes casos de fraudes y estafas desvelados en EEUU, el presidente de la CNMV afirmó que, con los datos de que dispone hasta el momento, de la estafa de Stanford en España "no nos toca nada de nada".

Segura consideró correcta y conforme a la legislación la reciente decisión de la gestora de fondos inmobiliarios del Santander de suspender los reembolsos de su fondo Banif Inmobiliario.

Entre los objetivos para este ejercicio y los posteriores, Segura afirmó que le gustaría que la ley reconozca al supervisor la misma capacidad sancionadora de la que disfruta la Comisión Nacional de la Competencia (CNC).

Frente al actual sistema, mediante el que la CNMV instruye y propone una sanción y el Ministerio de Economía la acepta o no, Segura propuso que o bien la CNMV "instruya y sancione", o bien la CNMV instruya y el Ministerio dicte la sanción correspondiente.

En este sentido, Segura dijo que se podrían establecer incluso multas o sanciones "express", siempre para infracciones poco importantes.

Segura aludió a la necesidad de extremar el control de la transparencia, mejorar la formación del inversor y "mitigar" aspectos no deseados de la innovación financiera.

En este sentido, destacó la necesidad de mejorar la cooperación entre las entidades supervisoras para, entre otras cosas, "vigilar" a instituciones como las agencias de "rating" o de calificación.

De este modo, dijo Segura, se recuperará la confianza perdida en los mercados, que parece ser el mayor problema al que se enfrenta el sistema financiero.

Así, la CNMV pretende mejorar la transparencia, en particular en todo lo relacionado con los folletos de emisión y con la información que se facilita a los inversores.

La CNMV vigilará con especial atención los procesos de comercialización de los productos de inversión, de manera que los inversores tengan a su disposición toda la información posible.

A este respecto, y dentro de su labor de información a inversores, Segura recordó el Plan de Educación Financiera puesto en marcha junto con el Banco de España, un conjunto de iniciativas entre las que destaca la incorporación en los planes de estudio, preferentemente" de enseñanza secundaria y de formación profesional, de los elementos básicos de la formación financiera.

Además, la CNMV prestará especial atención a la lucha contra el abuso de mercado y el uso de información privilegiada.

Por lo que respecta al seguimiento del anterior plan de actividades de la entidad, que abarcaba desde el último trimestre de 2007 hasta finales de 2008, el presidente de la CNMV aseguró que se han cumplido el 85 por ciento de los objetivos marcados.

En cuanto al presupuesto de la entidad, los ingresos previstos para este ejercicio son de 46,9 millones de euros, con unos ingresos por tasas de 43,2 millones de euros.

El descenso de la cifra de ingresos responde, según el supervisor, a la caída en el patrimonio de fondos de inversión, de los volúmenes negociados y de la ausencia de opas.

De este modo, la previsión de resultados para 2008 es negativa por un importe de 1,3 millones de euros.

La CNMV entregará este año al Tesoro su beneficio del ejercicio anterior, lo que supondrá un descenso de los fondos propios de 16,3 millones de euros.