Andalucía se abstiene en la votación para flexibilizar una décima el objetivo de déficit para 2017, al 0,6%


MADRID|

La consejera andaluza de Hacienda y Administraciones Públicas, María Jesús Montero, se ha abstenido en la votación que ha tenido lugar este jueves en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) sobre la flexibilización en una décima del objetivo de déficit para las comunidades autónomas para 2017, del 0,5 hasta el 0,6 por ciento del PIB.

El nuevo objetivo de déficit ha sido aprobado con ocho votos a favor, tres en contra --los de Cataluña, Baleares y Valencia-- y seis abstenciones, la andaluza y las de otras cinco comunidades. "El 0,6 por ciento no alcanza para el 'sí'", han mantenido fuentes de la Consejería de Hacienda.

Con su abstención, Andalucía ha querido dejar patente que considera insuficiente que el Gobierno solo haya dado a las comunidades autónomas una flexibilización de una décima cuando, el margen de lo concedido por Bruselas a España para este año 2016 --un punto que ha hecho pasar al objetivo del 3,6 al 4,6 por ciento-- y lo relativo a 2017 sumaban un total de 1,2 puntos.

Mientras el Gobierno se reserva "la parte más dulce", las comunidades únicamente tienen acceso así a una flexibilización de una décima pese a que, como ha venido recalcando Andalucía, son las administraciones encargadas de asumir las políticas que se han visto afectadas por graves recortes y que sustentan el Estado de Bienestar, como Educación, Sanidad o Políticas Sociales.

Las mismas fuentes han explicado que no se puede condicionar una posición en una votación a solo una décima del déficit cuando hay tantos elementos en juego y "tantas cosas en la coctelera", por ejemplo, Andalucía, no entiende que se pudiera votar que sí a la propuesta del Ministerio sin conocer la distribución del déficit entre sectores o que no se hable de reformar el modelo de financiación autonómica.