Andalucía ve "razonable pero no suficiente" la flexibilización del objetivo de déficit para 2017, al 0,6%


MADRID|

Traslada que la Conferencia de Presidentes de enero abordará la regla de gasto y el modelo de financiación autonómica

La consejera andaluza de Hacienda y Administraciones Públicas, María Jesús Montero, se ha abstenido en la votación que ha tenido lugar este jueves en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) sobre la flexibilización en una décima del objetivo de déficit para las comunidades autónomas para 2017, hasta el 0,6 por ciento del PIB, y ha mantenido que la misma es "razonable pero no suficiente".

El nuevo objetivo de déficit ha sido aprobado con ocho votos a favor, tres en contra --los de Cataluña, Baleares y Valencia-- y seis abstenciones, la andaluza y las de otras cinco comunidades. Esa décima supone que Andalucía tendrá en 2017 cerca de 150 millones de euros más para gastar el año próximo.

En declaraciones a los periodistas al término del encuentro, la consejera andaluza ha explicado que su abstención responde a que la propuesta de una décima más --que fue presentada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, cuando ya habían transcurrido más de dos horas-- "mejora la previsión inicial" pero, a la vez, conlleva el "compromiso" del Gobierno en otros aspectos.

Esos aspectos son, según ha anunciado la consejera andaluza, que el Gobierno llevará a la Conferencia de Presidentes que se celebrará en enero el debate sobre la regla de gasto y su revisión con una nueva metodología que implicará a comunidades y ayuntamientos.

Montero ha saludado también que, de acuerdo a las previsiones, el cónclave del Gobierno con los presidentes autonómicos será "el inicio de la reforma del modelo de financiación autonómica y otras cuestiones relativas al desarrollo económico y la reforma de la fiscalidad". "Confiamos en que el Gobierno cumpla con su palabra y se convoque esa Conferencia de Presidentes y se aborde el tema de la financiación autonómica y los ingresos de las comunidades", ha añadido.

La consejera ha recordado que el objetivo de déficit aprobado para 2016 es del 0,7 por ciento, "con el que se viene trabajando ya desde el mes de abril", mientras que la décima que se amplía para 2016, del 0,5 al 0,6, es --ha explicado-- "una llave para seguir hablando de otros temas".

En esa línea, también ha dicho que "no le corresponde" al CPFF abordar si lo aprobado hoy es un paso para un mayor acuerdo sino que es el Grupo Socialista el que "habla con el Ministerio sobre otros aspectos". "Era obligado que la senda se flexibilizara para las comunidades autónomas pero no es el único tema, hay otros que condicionarán la posición del PSOE para ver si hay acuerdo sobre todas las materias o acuerdos parciales que condicionen el paso de la propuesta de los objetivos de estabilidad".

Fuentes de la Consejería de Hacienda ya habían explicado durante la celebración del CPFF que con la abstención se quería dejar patente que se considera insuficiente que el Gobierno solo haya dado a las comunidades autónomas una flexibilización de una décima cuando, el margen de lo concedido por Bruselas a España para este año 2016 --un punto que ha hecho pasar al objetivo del 3,6 al 4,6 por ciento-- y lo relativo a 2017 sumaban un total de 1,2 puntos.

Mientras el Gobierno se reserva "la parte más dulce", las comunidades únicamente tienen acceso así a una flexibilización de una décima pese a que, como ha venido recalcando Andalucía, son las administraciones encargadas de asumir las políticas que se han visto afectadas por graves recortes y que sustentan el Estado de Bienestar, como Educación, Sanidad o Políticas Sociales.