El BNG reduce el "desfase" en las cuentas a un "error de previsión" y el PSdeG critica que el PP "dejó facturas sin pagar"

Los socios del bipartito niegan el "agujero" de 600 millones y lo atribuyen a que Feijóo necesita "desviar la atención" de sus promesas electorales

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 (EUROPA PRESS)

Los grupos políticos que sustentaron la acción del anterior Gobierno de la Xunta --PSdeG y BNG-- rechazaron hoy la existencia de un "agujero" en las cuentas de la Administración gallega, tal y como denunció ayer el jefe del Ejecutivo autonómico, Alberto Núñez Feijóo, tras detectar un "desajuste" de 600 millones de euros en los ingresos y los gastos no presupuestados.

Frente a esto, el portavoz de Economía y Hacienda del BNG, Fernando Blanco, entendió que si hay "un desfase" se debe a "un error de previsión"; mientras que la portavoz y secretaria de Coordinación, Acción Electoral y Política Municipal del PSdeG, Mar Barcón, criticó que "el único agujero" es el que dejó el PP "en su día" con "facturas sin pagar".

Además, la dirigente socialista censuró que el máximo mandatario gallego "está tratando de confundir el necesario reajuste presupuestario en un momento de crisis con impagos por parte de la Administración autonómica". "Su responsabilidad es reformar el presupuesto", enfatizó, y justificó esta exigencia en que todos los gobiernos "están ajustando sus proyecciones económicas según la evolución de la crisis".

Del mismo modo, la portavoz de Educación y Turismo del BNG, Carme Adán, apostó por "modificar las cuentas teniendo presente la actual coyuntura"; pero recordó que los 'populares' dijeron en campaña que "harían cuentas para rebajar los impuestos y sacar a Galicia en 100 días de la crisis".

A mayores, PSdeG y BNG desecharon la posibilidad de que el nuevo Gobierno encuentre "facturas escondidas". "Las únicas facturas son las de cientos de millones de euros sin pagar que dejaron Fraga y Feijóo a la sanidad gallega", incidió Barcón, y su argumento fue respaldado por el portavoz parlamentario de su partido, Xaquín Fernández Leiceaga, quien recordó que el Consello de Contas acreditó la existencia de "300 millones de euros en facturas sanitarias" y "un déficit notable en la CRTVG". También Carme Adán aseguró que "no aparecerán facturas ocultas como se han encontrado en otros momentos".

INFORME

Por otra parte, Fernando Blanco se mostró proclive a "analizar el informe" y, tras descartar la existencia de "ningún agujero", entendió que puede haber "un error de previsiones". Atribuyó esta cuestión a la "reducción de las transferencias del Estado", que no están "garantizadas" debido a la falta de consenso para reformar el Estatuto de Autonomía.

También Carme Adán esgrimió este argumento, al explicar que el "problema" parte de la financiación autonómica, que debe ser negociada con la Administración central. "Ya estaría negociada si Galicia contase con un nuevo Estatuto", aseguró, al tiempo que lamentó que la reforma de este documento fue "bloqueada" por los 'populares'.

Con el fin de negar el citado "agujero", Xaquín Fernández Leiceaga, recordó que, en las reuniones de la comisión de traspaso de poderes --formada por socialistas y populares--, el Ejecutivo saliente apuntó que "había unas existencias en caja superiores al momento en que Feijóo deja la Xunta en 2005".

"Eran unos 300 millones de euros, que figuran en la documentación oficial", aseguró, al tiempo que señaló que "la gestión del presupuesto de 2009 indica que hay equilibrio entre ingresos y gastos" y subrayó que "el cierre del ejercicio de 2008 fue muy razonable, con un nivel de deuda en relación con el PIB inferior al de 2004".

RECORTES

Después de que Fernando Blanco recordase que el ex presidente del Gobierno José María Aznar "también" señaló la existencia de un agujero que utilizó como "excusa para reducir las prestaciones sociales", la también nacionalista Carme Adán garantizó que el BNG "no permitirá" que se utilice para "recortar" algún proyecto.

Tampoco Mar Barcón aceptó reducciones en la inversión pública y, aunque se mostró "consciente" de que es "necesario" reajustar los presupuestos, advirtió de que los socialistas gallegos "no tolerarán de ninguna forma" que los reajustes se lleven a cabo "a costa de disminuir la inversión en educación, en sanidad, en protección de las familias ni en las ayudas al transporte público".

PROMESAS

Por último, la portavoz de Educación y Turismo en la formación frentista enmarcó la denuncia del Ejecutivo popular en "una estrategia para desviar la atención" de las promesas electorales de las que "tendrá que dar cuenta".

Con ella coincidió Fernández Leiceaga, quien entendió que "la construcción de una realidad que no existe" por parte del actual presidente de la Xunta parte de la necesidad de "justificar la distancia entre sus promesas electorales y la realidad". "Esa distancia hace que tengamos un Gobierno parado, que no funciona, que no toma medidas ni decisiones", lamentó.

En este sentido, recordó la promesa de bajar los impuestos y gastos comprometidos como "el de adelantar el coste del AVE a Lugo". "Tiene ocho meses para ajustar el presupuesto y es lo que tiene que hacer", incidió, tras señalar que Feijóo "ya sabía que había crisis cuando se presentó a la Presidencia y cuando hizo la campaña".