El PSdeG niega que exista un agujero en Sanidade y asegura que "no hay ningún gasto autorizado no presupuestado"

Considera las declaraciones de Pilar Farjas una "cortina de humo" para "lograr la privatización de la sanidad pública"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 15 (EUROPA PRESS)

El PSdeG negó hoy que exista en la Sanidad gallega un "agujero" presupuestario dejado por el Gobierno socialista, tal y como aseguró esta semana la conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, y aseguró que "no hay ningún gasto autorizado no presupuestado".

Farjas acusó esta semana al anterior equipo de Gobierno de autorizar el gasto de 400 millones de euros que no estaban incluidos en los presupuestos gallegos, algo que desde las filas socialistas calificaron de "falso".

Así, el portavoz socialista de Sanidade en el Parlamento, Modesto Pose, aseguró que las declaraciones de Farjas forman parte de "una estrategia política centrada en hacer creer que la anterior Xunta dejaba un agujero". "Núñez Feijóo lanzó una cifra de 600 millones y les pidió a sus conselleiros que fueran sacando de aquí y de allí lo que pudiesen para ver como sumaban esta cantidad", aseveró Pose.

En esta línea, Pose explicó que en 2009 los presupuestos del área sanitaria se incrementaron un 33 por ciento con respecto a los últimos presupuestos del anterior Gobierno del PP. Además, el portavoz parlamentario aseguró que la falta de 100 millones en el capítulo 1 dedicado a personal se debe a que la subida salarial acordada con los sindicatos está incluida en el capítulo de contingencias.

Asimismo, indicó que, aunque el gasto corriente es "absolutamente imprevisible para predecirlo", los presupuestos para Sanidade están hechos "con cero déficit" e informó de que las inversiones reales están comprometidas en el 52 por ciento de los presupuestos, ya que "si no se hacía en el inicio del año no se podía ejecutar, y lo que no se puede ejecutar, se pierde", sentenció.

"No en personal, ni en gasto corriente, ni en gasto farmacéutico hay déficit", explicó Pose, quien atribuyó las declaraciones de Farjas a "una estrategia de mentir para crear en la sociedad la sensación de que no hay recursos y, a partir de ahí, crear confusión y recortar servicios e inversión".

CORTINA DE HUMO

Por su parte, el secretario de Sanidade del Grupo Socialista, Miguel Ángel Fernández López instó a Pilar Farjas a "dejar de transmitir cortinas de humo" y "empezar a gestionar la sanidad" gallega.

Además, aseguró que "a finales de enero no hay ningún gasto autorizado no presupuestado" y consideró que durante los tres primeros meses del año el anterior Gobierno "hizo un gran trabajo y muy correcto", que llega al 24,3 por ciento de ejecución y al 17 por ciento de pagos realizados sobre el crédito vigente.

En la misma línea, indicó que el anterior Ejecutivo elevó "en momentos de crisis" un 3,5 por ciento el presupuesto para Sanidade, frente al 2,2 por ciento de incremento de la partida del Estado. Además, señaló, si se tiene en cuenta el fondo para construcción de nuevos hospitales de la Sociedade Pública de Investimentos, esta cifra se eleva hasta el 4,5 por ciento.

Asimismo, recordó que los días de espera para pago a proveedores se redujeron desde los 180 días del anterior gobierno del PP hasta los 50/60 actuales y los 10 millones de intereses de demora que registraba la Sanidade del anterior ejecutivo 'popular', se extinguieron por completo.

En lo relativo al gasto farmacéutico, éste registró un aumento interanual durante el Gobierno socialista de un 5,7 por ciento, frente al 15 por ciento que experimentaba en 2005, fecha del último gobierno del PP.

PRIVATIZACIÓN

Por su parte, la secretaria del área de Políticas Socio-Sanitarias del PSdeG, Beatriz Sestayo consideró las declaraciones de Farjas un deseo "de volver a la era Fraga, a la privatización de la sanidad" y aseguró que su partido "no tolerará" que "se desmantele la sanidad pública ni se cuestione ninguna infraestructura comprometida"

"El PSdeG no permitirá que se de bajo falsas escusas la privatización de la sanidad pública", indicó Sestayo, quien alertó de que se quiere "dar un paso atrás".