La deuda no declarada de los madrileños fue de 855,5 millones en 2008, dinero con el que se podrían construir 170 colegios

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La Comunidad de Madrid descubrió una deuda no declarada de 855,5 millones de euros en 2008, una cantidad que supera en un 14,16 por ciento la registrada el año anterior y que equivale a la que se emplearía para construir 90 kilómetros de carreteras, 170 colegios públicos, 5.700 viviendas protegidas o 200 centros de salud.

Así lo anunció hoy el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, quien presentó el balance del plan de Lucha contra el Fraude que pone de manifiesto que los 855,5 millones de euros recuperados se corresponden con 65.342 deudas por importe medio de 13.093 euros.

En concreto, por el impuesto de Sucesiones y Donaciones se han recuperado 278,7 millones de euros, un tributo en el que se han gestionado 13.622 deudas, lo que supone un importe medio de 20.444 euros por deuda. La deuda descubierta en relación a este impuesto supone el 32,58 por ciento del total.

Por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales se descubrió un fraude por valor de 153 millones de euros y se liquidaron 27.647 deudas, con un importe medio de 5.534 euros, es decir, el 17,89 por ciento del total.

Mientras, en Actos Jurídicos Documentados, el Gobierno regional descubrió 38,7 millones no declarados y gestionó 6.103 deudas con un importe medio de 6.341 euros, una deuda que representa el 4,53 por ciento del total.

Finalmente, la Comunidad de Madrid localizó 355,7 millones de euros no declarados por el Impuesto de Patrimonio, un tributo por el que se gestionaron 15.558 deudas por valor medio de 22.863 euros. El consejero precisó que la mayoría de estas deudas corresponden a cantidades autoloquidadas por los contribuyentes previo requerimiento de la Administración.

Beteta subrayó que la recaudación total por estos tributos ascendió a 3.132,41 millones de euros, por lo que cantidad recuperada por las deudas descubiertas representa el 27,3 por ciento, y puntualizó que este "fuerte incremento" se debe a la caída de las cantidades autoloquidadas como consecuencia de la crisis en el sector inmobiliario.

Tras destacar que el objetivo de la Comunidad de Madrid es "lograr una gestión eficaz y eficiente, garantizar un principio básico como es el de la Justicia tributaria y favorecer el cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales", el responsable regional de Economía afirmó que los resultados del balance confirman "al acertado rumbo" de la política fiscal del Ejecutivo autonómico, en la que prima la rebaja selectiva de impuestos.

Por último, señaló que para llevar a cabo este informe, los más de 580 profesionales de la Administración tributaria madrileña revisaron el pasado año cerca de un millón de documentos lo que, a su juicio, "garantiza el prefecto cumplimiento del principio de Justicia tributaria, es decir, que el que tiene que pagar impuestos, lo haga".