La nueva ordenanza de licencias disminuirá las tasas actuales y generará empleo, según el edil de Hacienda

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El delegado de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Juan Bravo, aseveró hoy que la nueva ordenanza de licencias urbanísticas --aplicable en principio a los expedientes de actividad empresarial y que da entrada a las entidades certificantes privadas-- supondrá una disminución de los costes que repercutirán en los bolsillos de los emprendedores, al tiempo que fomentará la generación de empleo al dar mayor celeridad a la puesta en marcha de los negocios.

Y es que, como detalló Bravo, con el nuevo sistema de "externalización parcial" se agilizarán y simplificarán los trámites, lo que se traducirá en el "desarrollo de la implantación de negocios en Madrid al simplificar los tiempos y los trámites para ponerlos en marcha", algo especialmente importante en la actual situación económica. Asimismo apuntó que la creación de nuevos negocios lleva aparejada la generación de empleo.

Con el nuevo sistema, cuya aprobación inicial pasó hoy por la Junta de Gobierno, cada empresario que quiera obtener una licencia para poner en marcha un negocio deberá abonar un determinado precio al Organismo de Control Urbanístico (OCU), las siglas de las entidades privadas, por la emisión del correspondiente certificado que acredite la viabilidad técnica y documental de la propuesta.

Eso tendrá una repercusión en las arcas municipales, que verán aliviadas sus cargas al no tener que hacer frente a estas acciones. Eso sí, el Ayuntamiento no perderá en ningún momento su competencia a la hora de otorgar las licencias ni dejará de ejercer las inspecciones municipales.

Ese ahorro para el Ayuntamiento se materializará en la revisión de la tasa de licencias a través de cambios en la ordenanza actual, del año 2004. Bravo incluso aventuró la desaparición de la tasa de las licencias de actividad al pasar el cobro desde el Ayuntamiento a las OCU.

Si para el Consistorio la nueva ordenanza supondrá un ahorro, parece que también lo será para el empresario, como aseguró Bravo. "El resultado final para el empresario es que no se incrementará (la tasa a abonar) sino que disminuirá con respecto a la situación actual".

Ante el nuevo horizonte que se abre en el ámbito de las licencias, el delegado de Hacienda explicó que serán las propiedad entidades certificantes las que fijarán las tarifas a pagar siguiendo el principio de competencia. El concejal confirmó también que el Ayuntamiento fijará un precio máximo, "el más alto que puedan cobrar los Organismo de Control Urbanístico".