El Parlamento argentino empieza a debatir el polémico adelantamiento de las elecciones

  • Buenos Aires, 18 mar (EFE).- La Cámara de Diputados de Argentina comenzó hoy a debatir un proyecto gubernamental rechazado por la oposición para adelantar al 28 de junio las elecciones legislativas previstas para octubre.

El Parlamento argentino empieza a debatir el polémico adelantamiento de las elecciones

El Parlamento argentino empieza a debatir el polémico adelantamiento de las elecciones

Buenos Aires, 18 mar (EFE).- La Cámara de Diputados de Argentina comenzó hoy a debatir un proyecto gubernamental rechazado por la oposición para adelantar al 28 de junio las elecciones legislativas previstas para octubre.

Luego de lograr el necesario quórum de 129 de los 257 diputados, el oficialismo buscará aprobar la iniciativa y girarla al Senado en una carrera contrarreloj para que se puedan cumplir los plazos que fija la ley electoral para la presentación de listas de candidatos y llevar a cabo las campañas proselitistas.

Las principales fuerzas de la oposición se sumaron al debate una vez que el oficialismo logró reunir el quórum con el apoyo de aliados en la Cámara de Diputados, donde asegura que obtendrá el voto favorable de unos 133 legisladores, cuatro más de los necesarios para aprobar el cambio de fecha electoral.

El oficialista Frente para la Victoria, un sector del gobernante Partido Justicialista (peronista), aspira a que el Senado sancione el adelantamiento de las elecciones legislativas el miércoles de la semana próxima.

Fuentes parlamentarias aseguraron hoy que el oficialismo ha logrado una ajustada mayoría en el Senado, donde le hace falta el voto favorable de 37 de los 72 miembros de esa cámara legislativa.

El ex presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007), líder del peronismo, defendió el martes el proyecto oficial al considerar que la intención del Gobierno de Cristina Fernández, su esposa, es una "muestra de racionalidad, responsabilidad y valentía".

Fernández sorprendió a la oposición al anunciar el pasado viernes su intención de adelantar los comicios del 25 de octubre al 28 junio, para lo cual propuso al Parlamento la modificación del calendario electoral.

La reforma debería estar aprobada a más tardar el 28 de marzo próximo, porque la legislación electoral establece que las listas de candidatos deben presentarse tres meses antes de los comicios y que el proselitismo empieza 60 días antes de la fecha de votación.

La jefa del Estado ha afirmado que "sería suicida" para el país estar en un clima electoral "permanente" hasta octubre "cuando el mundo se cae a pedazos" a causa de la crisis financiera global.

El cambio del calendario electoral fue rechazado por el ex gobernante Raúl Alfonsín (1983-1989), máximo referente de la Unión Cívica Radical (UCR), segunda fuerza parlamentaria del país, así como por la mayoría de los restantes partidos del arco opositor.

En los comicios legislativos de este año se renovará la mitad de los 257 escaños de la Cámara de Diputados y un tercio de los 72 del Senado.

A lo largo de este año están previstas también elecciones en las legislaturas provinciales y municipales, dentro de un calendario que fija por su cuenta cada distrito y no necesariamente coincide con los comicios nacionales.

Once de las 22 provincias que no han renovado sus legislaturas han anunciado que adecuarán su calendarios al adelantamiento de la elección nacional, como propuso Fernández.

Según fuentes de la Justicia Electoral, el adelanto de los comicios puede traer problemas a cientos de miles de ciudadanos de la capital argentina y la provincia de Buenos Aires debido a que no habrá tiempo para actualizar totalmente los padrones.