José Mujica, incómodo y popular precandidato para el oficialismo

  • Montevideo, 17 abr (EFE).- Incómodo para los dirigentes, pero adorado por los sectores más populares de Uruguay, el locuaz y desafiante candidato a encabezar el oficialista Frente Amplio (FA) en las elecciones presidenciales de octubre, José Mujica, lidera las encuestas con amplia ventaja.

José Mujica, incómodo y popular precandidato para el oficialismo

José Mujica, incómodo y popular precandidato para el oficialismo

Montevideo, 17 abr (EFE).- Incómodo para los dirigentes, pero adorado por los sectores más populares de Uruguay, el locuaz y desafiante candidato a encabezar el oficialista Frente Amplio (FA) en las elecciones presidenciales de octubre, José Mujica, lidera las encuestas con amplia ventaja.

Con su estilo popular, el veterano político, que estuvo preso durante 13 años por pertenecer a la guerrilla de los tupamaros, está en boca de todos por sus últimas críticas al Gobierno del presidente Tabaré Vázquez, del que formó parte como ministro de Ganadería, y por haber atacado al sacrosanto secreto bancario que rige en el país.

También ha cargado con especial virulencia contra los cuadros del Frente Amplio, a los que acusa de tener "prejuicios de clase", lo que le llevó a decir que algunos ministros no votarán por él en caso de que, en los comicios internos de junio, resulte elegido candidato a las presidenciales de octubre.

Campechano e informal, con guayabera en lugar de camisa y corbata, el ex ministro se muestra cómodo en su papel de marginado por los poderosos o políticamente correctos, lo que hace de él una figura con gran atractivo para los sectores populares y en el interior de Uruguay, un territorio generalmente esquivo al FA.

Según dijo a Efe el sociólogo y coordinador general de la empresa de análisis político Fáctum, Eduardo Bottinelli, "Pepe" Mujica está acostumbrado a "caminar por la cornisa", pese a que en ocasiones su ímpetu le juegue malas pasadas.

La última fue debido a sus críticas al secreto bancario de Uruguay, que consideró "una joda que hay que bancar (aguantar) para que haya plata en caja", lo que generó un aluvión de críticas de todos los sectores, incluido el presidente Vázquez y su principal rival en las internas, el ex ministro de Economía Danilo Astori.

Sin embargo, poco después de recibir el severo rapapolvo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) incluyó a Uruguay en una lista de países que no cooperan para intercambiar información tributaria y el Gobierno se vio obligado a comprometerse a reformar su legislación en ese campo.

En este caso, "Mujica avisó de lo que podía pasar y el Gobierno se vio obligado a darle la razón, mientras Astori quedó mal. Sin embargo, en los medios se le trató de irresponsable y prácticamente de traidor, por lo que este asunto quedó en empate técnico", apuntó Bottinelli.

"A él no le bajan la línea, se muestra siempre fuerte, aunque eso le lleve a desafiar al presidente, del que se declara firme seguidor. Por eso es difícil entender dónde apunta", afirmó el sociólogo.

En este sentido, sorprenden las declaraciones de Mujica sobre Vázquez y la preferencia de éste por Danilo Astori ante las primarias del 28 de junio.

"No extraña que el presidente, que es mi presidente y tiene mi apoyo y por lejos es el número 1, tenga una visión pro Astori (...) No lo voy andar disimulando. Al que le gusta bien y al que no, mala suerte", dijo el ex dirigente tupamaro.

Mujica fue elegido candidato oficial del FA en el congreso que la formación celebró en diciembre, donde se impuso a Astori, pero, según la práctica electoral uruguaya, esta selección no impide que a las internas de junio concurran otros "precandidatos", en este caso Astori y el intendente del Departamento de Canelones, Marcos Carámbula, el tercero en disputa en la coalición gobernante.

No obstante, el "Pepe", como se le conoce popularmente, cuenta con amplia ventaja en todas las encuestas para ganar las primarias, con su perfil de izquierda utópica y comprometida, frente a sus rivales que encarnan una izquierda "realista", apuntó Bottinelli.

Bottinelli quiso subrayar que esa aparente fractura en el FA no lo es tanto, dado que es un grupo político "acostumbrado al consenso".

Así, consideró que gane quien gane las primarias es más que probable que escoja al perdedor o alguno de sus destacados seguidores para la vicepresidencia pese a los roces que puedan haber surgido durante la campaña.

"En realidad está en juego quién gana o pierde el liderazgo, nada más. Los votantes del FA no cambiarán de partido según el candidato, sin duda prefieren el enemigo dentro de casa que el enemigo exterior", sentenció el sociólogo.