La OEA honra la memoria de Alfonsín y destaca su papel para la democracia argentina

  • Washington, 1 abr (EFE).- El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) guardó hoy un minuto de silencio en homenaje al ex presidente argentino Raúl Alfonsín y destacó su liderazgo en la recuperación de la democracia en su país.

La OEA honra la memoria de Alfonsín y destaca su papel para la democracia argentina

La OEA honra la memoria de Alfonsín y destaca su papel para la democracia argentina

Washington, 1 abr (EFE).- El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) guardó hoy un minuto de silencio en homenaje al ex presidente argentino Raúl Alfonsín y destacó su liderazgo en la recuperación de la democracia en su país.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, subrayó el carácter democrático del ex mandatario argentino (1983-1989) quien, dijo, ejerció una influencia decisiva y oportuna a la hora de propiciar la recuperación de la democracia en varios países del continente.

"Raúl Alfonsín no sólo restableció la tranquilidad, la calma y eliminó el temor de la vida cotidiana de los ciudadanos argentinos, sino que además volvió a situar a su país en el centro del mundo democrático en un momento en que aún no había muchas democracias en nuestra región", señaló el titular de la OEA.

En opinión de Insulza, el ex presidente argentino "no actuó como una persona que debe tener cuidado cuando se sabe rodeado de países que pueden crear problemas, sino que actuó con energía en defensa de la democracia y de los derechos humanos".

El secretario general sólo tuvo palabras de elogio para Alfonsín, quien falleció el martes a los 82 años víctima de una neumonía agravada por un cáncer pulmonar que lo aquejaba desde 2007.

El ex mandatario argentino, afirmó, "era un hombre de gran prudencia y un gran conciliador".

"Para los que creemos que la política es consenso, búsqueda de acuerdos, diálogo, prudencia, racionalidad y sentido común, Raúl Alfonsín es un ejemplo, y lo vamos a echar mucho de menos, sobre todo en momentos en que en algunas partes afloran las tendencias a pelearse", afirmó sin referirse a ningún país en concreto.

Por ello, prosiguió, "en esos momentos una palabra prudente, una palabra de amistad, una palabra de fraternidad firme, decidida y clara, dicha con franqueza y con respeto, es siempre algo que vamos a echar mucho de menos".

Por su parte, el embajador de Argentina ante la OEA, Rodolfo Gil, aludió a la figura y trayectoria del ex presidente al enfatizar en sus dotes de estadista y su destacada contribución a la historia institucional de la nación suramericana.

Gil afirmó que Alfonsín "fue un ser humano formidable, inteligente, sagaz, decente, honesto, austero y cálido. Nació, vivió y murió por y para la política".

El embajador argentino consideró que la Presidencia de Alfonsín dejó tres legados: enterró formalmente una época dramática, dio una lección a los peronistas, porque no sólo repuso el estado de derecho, sino que rompió con el mito de que el partido era invencible, y también fue un ejemplo por su "estilo de hacer política, de buscar acercar a las partes".

"Argentina es un país que desde su inicio ha tenido marcas de la intolerancia política y Alfonsín es un ejemplo de tolerancia. Es mucho más que un ex presidente, es un gran hombre y un gran argentino", subrayó.

Por otra parte, el embajador de Canadá, Graeme Clark, quien asumió hoy la presidencia del Consejo Permanente de la OEA, también se refirió al profundo perfil democrático e institucional del ex mandatario argentino y resaltó sus virtudes personales y políticas.

Por último, todas las delegaciones hicieron uso de la palabra para recordar a Alfonsín, haciendo referencia al gran papel que jugó en la lucha por la recuperación de la democracia en Argentina.

La Misión Permanente Argentina ante la OEA habilitó un Libro de Condolencias por el fallecimiento de Alfonsín.