Zelaya y el presidente del Parlamento confrontados por la inseguridad en Honduras

  • Tegucigalpa, 1 abr (EFE).- El mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, y el presidente del Parlamento, Roberto Micheletti, han entrado en confrontación por las acciones por separado que ambos poderes están emprendiendo para combatir la ola de criminalidad en el país.

Zelaya y el presidente del Parlamento confrontados por la inseguridad en Honduras

Zelaya y el presidente del Parlamento confrontados por la inseguridad en Honduras

Tegucigalpa, 1 abr (EFE).- El mandatario de Honduras, Manuel Zelaya, y el presidente del Parlamento, Roberto Micheletti, han entrado en confrontación por las acciones por separado que ambos poderes están emprendiendo para combatir la ola de criminalidad en el país.

Zelaya y Micheletti, ambos líderes del gobernante Partido Liberal, han llevado sus diferencias a los medios de comunicación, que hoy destacan que mientras el presidente del país aprueba un plan de seguridad, el del Parlamento pone en vigor otro.

Ambas iniciativas se diferencian muy poco en un momento en que el país vive una ola de violencia con crímenes y secuestros, sin que los cuerpos de seguridad puedan frenarla.

Anoche fue asesinado a tiros en San Pedro Sula (norte) el periodista Rafael Munguía, corresponsal de Radio Cadena Voces, por hombres armados que lo interceptaron para robarle, según versiones de la Policía.

Zelaya resolvió ayer junto con el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jorge Rivera, y el fiscal general del Estado, Luis Rubí, una serie de medidas que incluyen la intervención de llamadas telefónicas para rastrear a los secuestradores.

Micheletti, por su parte, en una sesión del Parlamento aprobó anoche medidas para combatir el secuestro, la extorsión y a los sicarios en el país, que vive una agitada ola de violencia con un promedio de diez homicidios diarios y una cadena de raptos que ya suman 31 en lo que va de 2009.

El decreto del Ejecutivo establece medidas legales para que la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) instruya a las operadoras de telefonía móvil (tres privadas y una pública) para que "graben permanentemente todas las comunicaciones telefónicas y mensajes".

Esa información después podrá ser "proporcionada a requerimiento de la autoridad competente con la finalidad de perseguir el delito de secuestro y crimen organizado", subraya el decreto difundido hoy por la Presidencia.

También se ordena el control del uso de ordenadores e Internet en lugares públicos como cafés, hoteles y otros.

Además, prohíbe el uso de vidrios polarizados al transporte del servicio público, el decomiso de todo tipo de armas sin el permiso respectivo y fija un control de entradas y salidas en las principales ciudades del país.

El Ejecutivo ordenó, además, una partida económica para el pago de recompensas a las personas cuyo apoyo o información conduzca al rescate de las víctimas de los secuestros y a la captura de los delincuentes, lo mismo que el bloqueo de las llamadas telefónicas en las principales cárceles.

Medidas similares fueron aprobadas por el Parlamento, lo que Zelaya considera una acción proselitista de Micheletti.

Zelaya le pidió hoy a Micheletti y a otros sectores que critican al Ejecutivo por la falta de un plan de seguridad que no politicen el tema.

El presidente hondureño considera que Micheletti no tiene interés en la seguridad, porque ayer no llegó a una reunión a la que el Ejecutivo convocó con otras altas autoridades para tratar el tema.

No obstante, el año pasado Zelaya no asistió a otra reunión que convocó el presidente del Parlamento.

Algunos medios locales criticaron hoy la decisión de Zelaya de intervenir llamadas telefónicas y la calificaron de "espionaje".

También criticaron a Zelaya por salir con un plan de seguridad ahora que le restan solo diez meses para concluir su mandato, en enero de 2010.