Desalojadas cerca de 40 personas del pleno del Ayuntamiento de León tras las protestas contra la privatización del agua

LEÓN, 17 (EUROPA PRESS)

Cerca de 40 personas fueron desalojadas hoy del pleno del Ayuntamiento de León por las protestas realizadas contra la externalización del 49 por ciento del servicio municipal de Aguas, que tuvieron lugar en el momento en que se tenía que aprobar la propuesta para el "cambio en la forma y modo de gestión del servicio de abastecimiento de agua".

Uno de los miembros de la Plataforma Leonesa contra la Privatización del agua, Ramiro Pinto, solicitó momentos antes de proceder a la votación un referéndum sobre esta decisión de la corporación municipal, un acto de protesta al que se sumaron el resto de representantes de la entidad presentes en el pleno. Ante esta actuación, el alcalde de León, Francisco Fernández, solicitó el desalojo del Consistorio.

Por su parte, la portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de León, Natalia Rodríguez Picallo, aseguró que las tarifas del agua no subirán tras la externalización del 49 por ciento del servicio, una "garantía" que se plasma en el informe de la memoria y que estará en el pliego de condiciones. "El agua, las tarifas no subirán más allá del IPC más el uno por ciento diferencial, que en cualquier caso, ese uno por ciento tendrá que aprobarse en el Consejo de Administración", puntualizó.

Del mismo modo, reiteró que la privatización del agua responde a la necesidad del Ayuntamiento de León de contar con liquidez para hacer frente a la deuda contraída con los proveedores, así como de modernizar este servicio y para corregir el hecho de que algunos leoneses paguen y los recibos y otros no.

Ante estos hechos Izquierda Unida expresó en una nota recogida por Europa Press el "régimen dictatorial impuesto en el Ayuntamiento de León". "En nuestro Ayuntamiento pueden cambiar alcaldes y concejales pero nunca el modelo caciquil que pudre la vida municipal desde hace décadas", aseguró.

Según explicó, la Policía Local de León recibió órdenes de "impedir una presencia nutrida entre el público para intentar coartar el derecho de los ciudadanos a asistir a una sesión pública", motivo por el cual, aseguró, unas 20 personas se quedaron a las puertas del Consistorio sin poder entrar a la sesión plenaria.