Ares (PSE) asegura que el PP no rechaza la posibilidad de abordar una reforma del Estatuto

Afirma que el euskera tendrá "todo el apoyo" del Gobierno de López y lo sacará de "la confrontación política"

BILBAO, 10 (EUROPA PRESS)

El secretario de Organización del PSE-EE, Rodolfo Ares, aseguró hoy que "el PP no rechaza la posibilidad de buscar diálogo y acuerdos para abordar la reforma del Estatuto". Además, afirmó que el euskera tendrá "todo el apoyo" del Gobierno de López y lo sacará de "la confrontación política".

En una entrevista concedida al diario 'Deia', recogida por Europa Press, Ares manifestó que en el documento suscrito entre su partido y el PP "se establece una referencia expresa a 'un compromiso de impulso y mejora de nuestro autogobierno al servicio de la ciudadanía', que "implícitamente" contempla "la posibilidad de abordar, si hubiera consenso, una reforma del Estatuto".

En este sentido, dijo que los populares, "a tenor de lo que ha acordado" con los socialistas, "no rechaza la posibilidad de buscar acuerdos para, si es necesario, abordar la reforma del Estatuto". "Pero tenemos otras prioridades que nos parecen más urgentes como acción de gobierno, independientemente de que no descartamos la posibilidad de abordar una reforma si hubiera el consenso suficiente", reiteró.

Sobre el tema del euskera, aseguró que la lengua vasca "va a tener todo el apoyo del Gobierno liderado por Patxi López" y tratará de que deje de ser "un instrumento de confrontación política". A su juicio, su apuesta será porque los niños salgan del colegio conociendo el euskera, el castellano e incluso el inglés. "Va a haber todavía más apoyo, si cabe, al euskera, desde una idea clave que es apoyo, promoción e igualdad", subrayó.

LA GESTIÓN DE LÓPEZ

Rodolfo Ares puntualizó que, pese al acuerdo suscrito con PP, la gestión futura del Ejecutivo autónomo "corresponde a los socialistas vascos, con el apoyo preferente del PP, pero sin cerrar ninguna puerta".

A su juicio, el pacto con los populares "sintoniza plenamente con los compromisos y la oferta electoral" que los socialistas defendieron en campaña "y ofrece estabilidad al futuro gobierno que presidirá Patxi López, un gobierno que no excluye a nadie, porque, aunque establece unas prioridades acordadas con el PP, está abierto a otras fuerzas políticas".

Tras insistir en que su compromiso es "acabar con la política de bloques y de frentes, que han representado los últimos gobiernos de Ibarretxe, y a abrir una nueva etapa de diálogo y entendimiento con todos para unir al país en torno a proyectos compartidos", subrayó que Patxi López "mantendrá siempre esa disposición al diálogo, especialmente para afrontar los grandes retos como la lucha contra el terrorismo, la crisis económica, mejorar la educación y la sanidad", entre otras cuestiones.

En su opinión, el acuerdo de PSE-EE y PP "contiene las prioridades" que los socialistas tienen "como país y es al gobierno de Patxi López al que le corresponde, no sólo sacarlas adelante, sino también poner en marcha otras políticas" plasmadas en su programa electoral. "El acuerdo con el PP no es una coalición de gobierno ni un pacto de legislatura, es un documento de prioridades", señaló.

En cuanto a las críticas del PNV, manifestó que "parece que el enfado y la mala digestión de los resultados electorales vienen de su mano". "Nosotros estamos tranquilos, somos muy conscientes de la responsabilidad histórica que tenemos que asumir, pero, desde la normalidad democrática y la ambición de querer trabajar para el conjunto del país", aseveró.

ARANTZA QUIROGA

Preguntado por cómo valora la elección de la popular Arantza Quiroga como presidenta del Parlamento vasco, dijo que "con mucha normalidad democrática". "Hay que reconocer que hizo un buen discurso en el acto en el que fue elegida, manifestó su voluntad de ser la presidenta de todos y de gestionar, como no puede ser de otra manera, con la máxima autonomía y respeto a las normas y leyes", recordó.

Asimismo, subrayó que hizo una intervención en euskera, "que muestra su voluntad, no sólo de seguir mejorándolo, sino de practicarlo". "Creo que es una persona preparada y con experiencia para poder llevar esa responsabilidad con el grado de exigencia que se requiere", añadió.

MAYOR OREJA Y NICOLÁS REDONDO

Sobre el hecho de que el europarlamentario del PP Jaime Mayor Oreja y el ex secretario general del PSE-EE Nicolás Redondo Terreros se arroguen "la paternidad del cambio" en Euskadi, Ares recordó que éstos "fueron líderes" de ambos partidos "hace ya años, y el cambio lo personifica y lo va a liderar Patxi López".

Asimismo, rechazó las declaraciones del presidente del Gobierno navarro, Miguel Sanz, o el propio Mayor Oreja, que afirman que dicho cambio "sólo ha sido posible debido a decisiones judiciales".

"También dirigentes del PNV están poniendo en duda la legitimidad del resultado electoral, y eso, además de una falacia, es una terrible irresponsabilidad, porque es tanto como abogar porque hubieran podido participar aquellos que amparan la violencia terrorista", señaló.

A su juicio, las pasadas elecciones autonómicas "han sido plenamente democráticas y los que justifican la violencia terrorista no pueden tener representación en las instituciones". "Al PNV y a Ibarretxe les hubiera gustado lo contrario para seguir contando con su apoyo para sacar adelante sus políticas radicales, soberanistas y autodeterministas", dijo.

No obstante, destacó que, "si hay votos ilegítimos son ésos, y el PNV, que tiene una larga trayectoria democrática, comete una terrible irresponsabilidad haciendo de defensor de aquellos que amparan y justifican la violencia".

Sobre la negociación que mantuvo el PSE-EE con la formación jeltzale tras el 1 de marzo, señaló que, "por mucho que nos presentaran algunas propuestas, la mayoría de las cuales formaban parte de nuestra oferta electoral, la trayectoria de Ibarretxe pone de manifiesto que sus prioridades, y por tanto las del PNV, son y serán otras que no compartimos, más políticas soberanistas y autodeterministas".

Por último, recordó que el Gobierno central transfirió a Euskadi "más del 87 por ciento de las competencias en los primeros años y después ha habido más".

"En todo caso, en lo que se refiere a las políticas activas de empleo, si esa transferencia no está siendo gestionada por las administraciones vascas, es porque los sucesivos gobiernos de Ibarretxe no han querido asumirlas, ya que la mezclaban con otras reivindicaciones nacionalistas como la Seguridad Social, que, en ningún caso, está contemplada en el Estatuto", concluyó.