California vota hoy un plan fiscal que supone una prueba para Schwarzenegger

  • Los Ángeles (EE.UU.), 19 may (EFE).- California vota hoy en referéndum seis medidas económicas ideadas para paliar el déficit fiscal del estado, una consulta pública con aspecto de moción de confianza sobre la gestión del gobernador Arnold Schwarzenegger.

California vota hoy un plan fiscal que supone una prueba para Schwarzenegger

California vota hoy un plan fiscal que supone una prueba para Schwarzenegger

Los Ángeles (EE.UU.), 19 may (EFE).- California vota hoy en referéndum seis medidas económicas ideadas para paliar el déficit fiscal del estado, una consulta pública con aspecto de moción de confianza sobre la gestión del gobernador Arnold Schwarzenegger.

El estado arrastra una deuda de 15.000 millones de dólares que podría elevarse a más de 21.000 millones en caso de que las seis proposiciones presentadas en el referendo sean rechazadas por los electores, tal y como vaticinan las encuestas.

El gobierno de Schwarzenegger ha pasado gran parte de la legislatura en la cuerda floja en materia fiscal, un problema heredado que se ha convertido en el principal caballo de batalla del segundo mandato de la ex estrella de cine.

La popularidad de Schwarzenegger roza el nivel más bajo de su carrera política, con un 34 por ciento, según un informe del Public Policy Institute of California (PPIC), un descontento que puede verse reflejado en las urnas hoy en forma de voto de castigo a una gestión que no convence.

Las seis proposiciones han sido criticadas por ser confusas y fueron recibidas con desagrado por algunos sectores de la población, que entienden que los legisladores quieren hacer pagar a los ciudadanos el resultado de una mala gestión económica.

El paquete de medidas persigue establecer límites al gasto público, redistribuir los fondos estatales, hipotecar el sistema de loterías y mantener temporalmente varias subidas de impuestos para recaudar 6.000 millones de dólares más en el próximo ejercicio fiscal y hasta 17.000 millones más con vistas al año 2013.

La reducción de la inversión afectará fundamentalmente a los servicios sociales, educación, infancia y la atención sanitaria a enfermos mentales.

En el trasfondo está el hecho de que incluso la aprobación de estas medidas no solucionará el problema financiero californiano y Schwarzenegger ya avisó de que apostará más adelante por la venta de edificios estatales, como la prisión de San Quintín o el estadio olímpico de Los Ángeles.

Entre los planes del gobernador también entrará el despido de 5.000 trabajadores de la administración.

Sabedor de la impopularidad de muchas de estas medidas, que considera imprescindibles, Schwarzenegger alertó de que el rechazo en las urnas no hará más que empeorar la situación y obligaría a su gobierno a ir un paso más allá en busca de ahorro.

El plan "B" del gobernador incluye miles de millones en recortes educativos, reducir la atención sanitaria a 225.000 niños y poner en libertad a miles de presos con delitos menores.

Los sectores más reacios a las proposiciones planteadas por las autoridades estatales aseguran que Schwarzenegger ha utilizado la táctica del miedo para conseguir el voto afirmativo, en clara referencia a la campaña electoral promovida por el gobernador en términos de "encrucijada" y con aspecto de último recurso.

No es la primera vez que Schwarzenegger anuncia reformas económicas para solucionar el déficit estatal. En 2004 prometió que su presupuesto acabaría con la multimillonaria deuda.

En 2005 los californianos ya rechazaron otras medidas de ajuste de gasto propuestas por Schwarzenegger y cuando se presentó a la reelección aseguró que no subiría los impuestos, algo que terminó haciendo.