Chaves regresa al Gobierno central tras 19 años al frente de la Presidencia de la Junta de Andalucía

SEVILLA, 7 (EUROPA PRESS)

Manuel Chaves, nacido en Ceuta en 1945, afronta una nueva etapa en su vida política como vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Cooperación Territorial en el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero después de haber estado 19 años al frente de la Presidencia de la Junta de Andalucía, a la que llegó tras las elecciones del 23 de junio de 1990 en las que fue elegido parlamentario autonómico por la provincia de Cádiz.

Casado y con dos hijos, es doctor en Derecho por la Universidad de Sevilla, donde ejerció como profesor no numerario antes de aprobar su tesis doctoral, 'El accidente de trabajo por acto de tercero', y obtener plaza de profesor titular, primero en Bilbao (1975-77) y después en la Facultad de Derecho de Córdoba.

El inicio de su actividad política coincidió, mediada la década de los 60, con sus estudios en la Universidad de Sevilla, donde fue delegado de Facultad. Allí conoció a destacados militantes antifranquistas como Amparo Rubiales, Javier Pérez Royo, Rafael Escuredo o Felipe González.

Fue diputado por en el Congreso por Cádiz entre 1977-1990 y, entre 1986 y 1990, ocupó el cargo de ministro de Trabajo y Seguridad Social en el Gobierno de Felipe González, que dejó para optar a la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Militante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y de la Unión General de Trabajadores (UGT) desde 1968, Manuel Chaves participó en la reconstrucción de estas dos organizaciones en Andalucía durante el franquismo y la transición a la democracia. Entre 1981 y 1986 fue miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, puesto para el que fue reelegido en 1990 y 1994. En julio de 2000 fue elegido presidente del PSOE y desde abril de 1994 ocupa también la Secretaría General de este partido en Andalucía. En su faceta sindical destaca su labor como miembro de la Comisión Ejecutiva Confederal de la UGT entre 1976 y 1986, año en que dimitió al incorporarse al Gobierno de España

Como Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Manuel Chaves impulsó el proyecto de la Carta Europea de los Derechos Sociales Fundamentales de los Trabajadores. Durante su mandato, entre 1986 y 1990, la ocupación en España aumentó en más de 1,7 millones de trabajadores y se aprobaron normas como la Ley de Cooperativas, la Ley de Aplicación del Descanso por Maternidad, la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, la Reforma de la Financiación de la Seguridad Social y la Ley de Prestaciones no Contributivas, entre otras. También sufrió la primera huelga general, el famoso "14-D".

Tras su etapa en el Ministerio de Trabajo, Chaves optó por primera vez a la Presidencia de la Junta en las elecciones del 23 de junio de 1990 y, a partir de ahí, volvió a ganar otros cinco comicios consecutivamente (1994, 1996, 2000, 2004 y 2008). Durante cuatro legislaturas, incluida la actual, ha gobernado con mayoría absoluta.

Durante los últimos meses, el debate sobre la posible sucesión de Chaves en la candidatura del PSOE a la Presidencia de la Junta ha estado siempre presente, sobre todo, en los medios de comunicación, mientras que en el partido se insistía en que no había ningún debate al respecto. El propio Chaves llegó a zanjar la cuestión diciendo que estaba a disposición de su partido para concurrir de nuevo en los próximos comicios autonómicos, previstos en 2012.

Chaves, que siempre ha contado con un firme apoyo de todo el partido en Andalucía, también cuenta con una alta valoración en el PSOE a nivel federal, donde goza de un amplio respeto no sólo por su amplia trayectoria política, sino también por su talante dialogador y capacidad para resolver cualquier conflicto interno que surja.

Según se recoge en la biografía de la página web de la Junta, entre sus gustos y aficiones, Manuel Chaves se destaca como un cinéfilo empedernido que compagina las visitas a las salas de proyección con la lectura y la práctica del deporte, mientras que también le gusta escuchar a los Beatles y pasar las vacaciones estivales en algún rincón de la costa onubense o gaditana. Se añade que cuando abandone la política, le gustaría volver a su plaza de profesor de Derecho en la Universidad de Córdoba y participar en la formación de las nuevas generaciones, algo que considera de gran valor para una sociedad moderna.