CiU y PNV concurrirán juntos a las europeas tras el rechazo del BNG, que aseguran no supone el fin de Galeuscat

CDC vincula la decisión del Bloque al resultado del 1-M e interpreta que el Bloque busca una alianza "más ideológica" BARCELONA, 1 (EUROPA PRESS) CiU y PNV concurrirán juntos a las próximas elecciones europeas tras el rechazo de BNG a repetir la fórmula electoral con la que se presentaron a las elecciones de 2004, con la que lograron dos diputados. Asimismo, el secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, reconoció que en estos momentos están negociando con Partido Andalucista (PA) y Coalición Canaria para que se sumen a esta candidatura. Así lo anunció hoy en rueda de prensa Puig, que compareció acompañado del secretario general de UDC, Josep Maria Pelegrí, después de que el BNG anunciara ayer que propondrá a su Consello Nacional concurrir a las europeas en coalición con ERC, Aralar y EA. Puig aseguró que esta decisión del BNG no supone en absoluto el fin de la plataforma Galeuscat, que defiende el modelo de España plurinacional en las Cortes Generales. De hecho, tras los comicios, está previsto un encuentro de direcciones de los cuatro partidos --PNV, BNG, CDC y UDC-- para replantear la situación, siempre con la continuidad de la alianza en mente. El dirigente convergente explicó que, incluso antes de la celebración de las elecciones vascas y gallegas, CiU ya planteó a PNV y BNG repetir la coalición electoral, pero sus socios pidieron esperar a los comicios para decidir con más tranquilidad y con todos los elementos. Esta apuesta por repetir coalición se produjo pese a que UDC mostró sus reticencias en su congreso a concurrir junto con los gallegos. La oferta la realizaron directamente los máximos líderes de la federación, el secretario general de CDC y presidente de CiU, Artur Mas, y el presidente de UDC y secretario general de CiU, Josep Antoni Duran. ALIANZA MÁS IDEOLÓGICA Puig atribuyó el rechazo del BNG al resultado de las elecciones gallegas, tras la que han decidido optar por una alianza "más ideológica". Dijo tener la sensación de que los resultados electorales --el Bloque perdió un escaño-- les han obligado a revisar su posición en el espectro político gallego, además de sus estructuras directivas, con un análisis "crítico" de lo que ha sucedido en los últimos años y que ha conllevado perder el Gobierno en Galicia. Recordó, además, que el BNG es un frente de diferentes fuerzas políticas, aunque apuntó como otro factor importante el hecho de que CiU planteara unos "pesos diferentes" en la lista electoral como consecuencia de la fuerza que tiene cada partido. Concretamente, la federación reclamaba que el candidato de UDC, Salvador Sedó, partiera en tercera posición en la lista, lugar que ocuparon los gallegos en los pasados comicios europeos. El secretario general adjunto de CDC recordó que CiU y PNV concurrirán también con Bloc Nacionalista Valencià y con Unió Mallorquina, y están negociando también con Coalición Canaria y el Partido Andalucista. En la elecciones de 2004, Galeuscat logró dos diputados en su primera experiencia electoral. En las de 1999, CiU consiguió tres. Este año, Puig explicó que trabajan con el objetivo de tres o cuatro diputados. Queda claro que el cabeza de lista será Ramon Tremosa (CDC), seguido del candidato del PNV y del de UDC, Salvador Sedó. El número cuatro está por ver, pero podría ser de CiU, siendo entonces Mireia Huertas (CDC). JUGAR A LA PEDREA Por otra parte, el secretario general adjunto de CDC opinó hoy que ERC "ha jugado a la pedrea" en las elecciones europeas, porque su primera opción de alianza fue con CiU. Puig indicó que no cree que los republicanos hayan jugado "sucio", teniendo en cuenta que los gallegos fueron socios de CiU en las últimas europeas y que integran también junto con PNV la plataforma Galeuscat. "Han hecho lo que han podido hacer después de que CiU les dijo que no", indicó. "Es evidente que no hay nada extraño en que se intente apostar a diferentes caballos ganadores, y, cuando no puedes ir con el primero, después intentas articular en segunda división otras fórmulas", argumentó. Recordó que CiU rechazó a ERC, aunque hizo hincapié en que la federación sí estaba dispuesta a estudiar una perspectiva de acuerdo con ERC, siempre que se ampliara a todos los ámbitos, no sólo el europeo. Es decir, la federación veía incompatible un pacto con ERC cuando los republicanos optan por el PSC en sus otros pactos, incluido la Generalitat. Tras desearles mucha suerte, apuntó que la nueva coalición en la que participará el BNG no tendrá un sesgo de "gran centro nacionalista", sino uno "más marcado" ideológicamente.