Erkoreka cree que Alava y Getxo son "instituciones rehenes" que PSE querrá "ejecutar" si el PNV no actúa como quiere

Cree que la elección de Quiroga ha supuesto "una humillación" para el PSE y "el primer golpe en el estómago" que le ha propinado el PP

BILBAO, 8 (EUROPA PRESS)

El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, consideró hoy que la Diputación Foral de Alava y el Ayuntamiento de Getxo son "instituciones rehenes" que el PSE-EE "ejecutará como venganza" hacia el PNV si la formación jeltzale no actúa como los socialistas desean. Además, afirmó que la designación de la popular Arantza Quiroga como presidenta del Parlamento vasco ha supuesto "una humillación" para el PSE-EE y "el primer golpe en el estómago" que el PP "ha propinado" a los socialistas vascos de los "muchos otros que vendrán".

En una entrevista concedida a Europa Press, Erkoreka afirmó que las instituciones alavesa y getxotarra "son rehenes que el PSE-EE quiere mantener para influir sobre la actuación parlamentaria del PNV durante las próximas semanas".

"Si la actuación parlamentaria del PNV le satisface, hará lo posible para que esas dos instituciones sigan en manos de quienes están, y si no les satisface y piensan que el PNV está haciendo una oposición más firme, más rígida de lo que a ellos les gustaría o de lo que ellos creen que debería ser oportuno, se vengarán haciendo uso del rehén", añadió.

No obstante, el representante jeltzale destacó que su partido no admitirá "el chantaje", sino que hará "lo que tenga que hacer". "Y la guía del PNV está en su programa. Muy difícilmente podrán encontrar en la actuación del PNV tomas de posición o votaciones en el Parlamemento vasco y el Parlamento español, que sean injustificables porque entran en contradicción con sus planteamientos programáticos o con sus planteamientos ideológicos", añadió.

Según aseguró, el PNV "tiene una identidad ideológica, un programa electoral con el que ha concurrido a las elecciones, con los que ha obtenido un excelente resultado, y serán sus dos referencias en su guía de actuación parlamentaria". "Si eso lleva a enfrentarse con el PSE-EE más de lo que a los socialistas les interesa, se llevará a cabo", aseveró.

En esta línea, reconoció que "la consecuencia de eso" puede ser que el PSE-EE quiera "vengarse ejecutando a los rehenes". "Pero no porque el PSOE nos amenace con esa posilidad dejaremos de hacer la política que tengamos que hacer, acorde siempre con nuestros postulados ideológicos y programáticos y en absoluta coherencia con ellos", dijo.

LA PRIMERA "HUMILLACION"

Tras asegurar que para el PNV "no fue una humillación" la designación de Arantza Quiroga (PP) como presidenta del Parlamento vasco, señaló que tiene "la sospecha" de que sí lo fue para los socialistas vascos.

"Yo vi el gesto que esbozaban los parlamentarios socialistas en el momento de depositar su voto cuando se proclamó a la nueva presidenta, cuyos perfiles y tomas de posición en cuestiones muy sensibles habían sido conocidas poco tiempo antes. Me dio la impresión de que no había gestos de alegría, satisfacción y entusiasmo, precisamente, por parte de los socialistas", apuntó.

A su juicio, "éste es el primer golpe en el estómago que el PP le ha propinado al PSE-EE, en el contexto de este acuerdo que acaban de suscribir, para poner claramente de manifiesto cuáles son sus perfiles y hacer notar claramente que no están por la labor de llevar a cabo una actuación subordinada o servil respecto al Gobierno". En este sentido, auguró que "vendrán otros" en cuestiones "sensibles para la opinión pública vasca y para el Partido Socialista".

"ESTABILIDAD MATIZADA"

El portavoz del Grupo Vasco en el Congreso manifestó que los socialistas vascos tienen "garantías suficientes" para gobernar durante los cuatro años de legislatura porque "la estabilidad es lo único que han acordado" el PSE-EE y el PP.

Sin embargo, precisó que se trata de una "estabilidad matizada porque, del acuerdo que ha trascendido a los medios de comunicación, se deriva que el único compromiso que los populares asumen frente al PSE para garantizar la legislatura es que, si cumple con lo acordado, renuncia a apoyar una moción de censura".

"Por tanto, en el régimen parlamentario, si no hay moción de censura, es casi imposible que el Gobierno caiga. Pero, ¿cómo llenar de contenido los cuatros años de legislatura?. Sobre eso no hay ningún acuerdo", apuntó.

Por ello, señaló que es posible que haya "un gobierno estable" porque "nadie va a presentar una moción de censura con posibilidades de prosperar", pero que sea "absolutamente débil porque no es capaz de llevar a cabo sus propuestas y de que sus planteamientos se apueben por la Cámara". Por ello, consideró que el PSE-EE puede estar "como un muñeco condicionado por una oposición que hace y deshace a su antojo sobre la acción del Gobierno".

En esta línea, insistió en que "eso garantiza que el Gobierno permanecerá, pero no garantizará, en absoluto, la fortaleza y la solidez de ese Gobierno y su capacidad para marcar la ruta política a seguir por parte de la instituciones".

Josu Erkoreka recordó que "se acaba de descubrir que ni siquiera tienen garantizados los presupuestos". "Por tanto, es una situación muy mala para Euskadi porque el Gobierno no tiene garantizado ni un programa ni un proyecto. Sólo hay un cascarón para la legislatura sin ningún contenido y estamos en unos momentos en los que la acción gubernamental, en circunstancias de crisis, tienen que tener, sobre todo, contenidos", apuntó.