Feijóo es el quinto presidente de la historia de la Autonomía y el más joven de los elegidos en las urnas

Accede al Ejecutivo autonómico con 47 años y tras haber dedicado toda su vida laboral a cargos institucionales en Galicia y en Madrid

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 (EUROPA PRESS)

Alberto Núñez Feijóo es el quinto presidente de la historia de la Autonomía gallega y, con 47 años, el más joven de los elegidos en las urnas, aunque el socialista Fernando González Laxe --que accedió a la Xunta tras una moción de censura-- tenía 35 años cuando se convirtió en jefe del Gobierno gallego.

El ya presidente electo de la Xunta sustituirá desde el próximo sábado, cuando tomará posesión de su cargo, al socialista Emilio Pérez Touriño, quien logró la Presidencia de la Xunta en 2005, tras alcanzar un pacto de gobierno con el BNG que acabó con la hegemonía de los 'populares' en Galicia durante 16 años.

El presidente fundador del PP, Manuel Fraga, fue quien lideró la comunidad durante este periodo, tras lograr en 1989 su primera victoria electoral. Desde entonces se sucedieron otras tres nuevas mayorías absolutas del PPdeG en las elecciones de 1993, 1997 y 2001.

El político vilalbés fue el segundo dirigente popular en presidir la Xunta ya que, en las primeras elecciones gallegas de 1981, el PPdeG superó al partido centrista al obtener 26 de los 71 diputados del hemiciclo, por los 24 de UCD, con lo que Gerardo Fernández Albor se convirtió en el primer presidente de la autonomía gallega.

El médico compostelano encabezó también la candidatura del Partido Popular en 1985 y obtuvo de nuevo el respaldo del Parlamento para continuar al frente del Gobierno gallego.

TRIPARTITO

No obstante, una profunda crisis de su Ejecutivo a mitad de legislatura, con la división del grupo parlamentario y la dimisión de la mayoría de los conselleiros, encabezados por el vicepresidente, Xosé Luis Barreiro Rivas, propició una moción de censura que otorgó la Presidencia al socialista Fernando González Laxe.

Tras este movimiento, Galicia vivió dos años de un tripartito compuesto por los socialistas, los nacionalistas de Coalición Galega (CG), ya desaparecida, y el Partido Nacionalista Galego (PNG), hoy integrado en el Bloque.

Además, antes del referéndum estatutario de 1981, en la etapa preautonómica, ocuparon la Presidencia de la Xunta Antonio Rosón y José Quiroga, a propuesta de UCD, que contaba con mayoría en la asamblea de los diputados gallegos elegidos en las elecciones generales.

PERFIL

Licenciado en Derecho por la Universidad de Santiago de Compostela, Feijóo accede a la Presidencia del Gobierno gallego tras haber ligado la totalidad de su vida laboral a la Administración, ya que comenzó su carrera profesional en la Xunta con tan sólo 23 años y con 29 accedió a su primer cargo institucional.

Soltero, aunque con pareja desde hace casi una década, la "capacidad de gestión" es una de las características que los populares gallegos enfatizan del nuevo presidente, que ejemplifican con su estancia al frente de organismos estatales como Correos o el Insalud. Miembro del Gobierno de Aznar desde 1996, volvió a Galicia en 2003 para dirigir la Consellería de Política Territorial en sustitución de Xosé Cuiña y, poco después, Fraga lo nombró vicepresidente primero de la Xunta.

De su participación en diversos organismos públicos, el PP gallego cree que salió "triunfante", por lo que erigen a Feijóo en la "garantía" de que Galicia puede salir de la actual situación de crisis económica.

Con actos de acercamiento a la sociedad, Feijóo ha intentado en los últimos meses reflejar una imagen de "cercanía", puesta en duda en varias ocasiones por quienes lo vinculan al sector más urbano del Partido Popular.

NI BOINAS NI BIRRETES

Para superar esta impresión, Feijóo ha rememorado en varias ocasiones su lugar natal --una pequeña aldea de Os Peares (Orense)-- y el carácter modesto de su familia, en la que él es el primer universitario.

Con el mismo objetivo, se desentendió de posibles "padrinos" políticos tan pronto asumió la Presidencia del partido y sostuvo que en su pueblo "no hay birretes", sector enfrentado tradicionalmente al de la 'boina', más próximo al ámbito rural. Incluso ha reconocido votar a Felipe González en las primeras elecciones en las que éste accedió al Gobierno central.

Así, tras ganar el congreso de sucesión a Fraga de forma contundente --logró el 96 por ciento de los votos en este cónclave después de imponerse a otros tres candidatos: Xosé Manuel Barreiro, Xosé Cuiña y Enrique López Veiga--, apostó por la renovación generacional, con el propósito de superar la división de las distintas familias populares y garantizar la unidad del partido, algo que da por conseguido y que presentó como su principal éxito en la pasada campaña electoral, tras la que logró recuperar la mayoría absoluta para el PPdeG.

Aunque coincide con su antecesor en declararse galleguista, Feijóo ha reivindicado en varias ocasiones su carácter centrista y reformista para dar una imagen menos populista del PP gallego. Sus relaciones con el sector más moderado del partido son excelentes y, prueba de ello es que durante esta campaña electoral se rodeó de Alberto Ruiz Gallardón en varias ocasiones. Por el contrario, Esperanza Aguirre no visitó finalmente Galicia.

OFERTA DE AGUIRRE

Otro de sus gestos más destacados fue su presencia en la boda de un concejal gay del PP de Orense, semanas después de que su partido presentara un recurso de inconstitucionalidad contra la ley que permite las uniones entre personas del mismo sexo. No obstante, su perfil también se vincula, por ejemplo, a Esperanza Aguirre, quien le ofreció ser consejero de Sanidad tras ganar las autonómicas madrileñas, aunque respondió con una negativa para continuar su trayectoria política en Galicia.

En general, Feijóo elude enmarcarse en ninguna vertiente del partido y, como demostración, en su Facebook reconoce como amigos, además de a Aguirre y a Gallardón, a Mariano Rajoy, José María Aznar, Rodrigo Rato o Esteban González Pons, entre otros dirigentes y ex dirigentes del PP.

Por el momento, su estrategia le ha permitido recuperar el poder que los populares habían perdido tras 16 años en la Xunta y superar el examen al que estaba sometido el proceso de renovación del PPdeG que inició al suceder a Manuel Fraga y tomar las riendas del partido, en enero de 2006.

SÁBADO: TOMA DE POSESIÓN

Partidario de abrir una "reflexión legal" para limitar los mandatos, su asignatura pendiente más inmediata será la de hacer frente al actual contexto económico y la de poner en marcha la reforma de las principales instituciones de Galicia que ha anunciado para esta legislatura.

La presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, se reunirá mañana con El Rey en el Palacio de la Zarzuela, en Madrid, para comunicar a Su Majestad la elección de Feijóo como presidente, para que sea publicado el próximo sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y en el Diario Oficial de Galicia (DOG), el mismo día en que prometerá --y no jurará-- su cargo.