Feijóo se siente "libre" para gobernar "sin hipotecas"

CHANTADA (LUGO), 13 (EUROPA PRESS) El candidato del PPdeG a la Presidencia de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, proclamó hoy que "no todos los políticos son iguales" y, tras presentar como aval su trabajo "del pasado, del presente y del futuro", dijo sentirse "libre" para gobernar "sin hipotecas, sin ataduras y sin socios" si gana los comicios del 1 de marzo. En su primer mitin de campaña, que pronunció en la localidad lucense de Chantada ante unos 400 militantes y simpatizantes, Feijóo contrapuso sus ganas de "superarse y mejorar" y su "humildad" al comportamiento de los socios de la Xunta. "Mientras Feijóo sólo habla de Galicia, ellos están obsesionados con Feijóo", censuró y, convencido de su victoria electoral, agregó entre aplausos que a partir del 2 de marzo "ya no podrán hablar de Feijóo y tendrán que hablar del presidente". Así, interpretó que la sociedad está "harta" y consideró que "toda Galicia" comparte el "único grito" de que "ya está bien" de bipartito y de que "hay que cambiar". A esto sumó otro "grito de sentimiento y de esperanza" para concluir que el PP puede "hacer las cosas de otra forma". Su camino será "el mismo" que recorrió el PP hace 20 años, cuando el entonces candidato Manuel Fraga logró la primera mayoría absoluta para el partido y también en esta ocasión pidió al electorado "valentía". GOBERNAR "PARA TODOS" En este sentido, instó a los gallegos a votar "en conciencia y por inconformismo" y reivindicó la necesidad de apostar por "una Galicia unida". El líder del PP gallego prometió trabajar para conseguirlo y, por eso, aseguró que su partido no tiene "legitimidad" para gobernar "sólo" para los votantes populares. Por el contrario, rechazó que Galicia sea "cosa de dos" , en alusión al reparto que hizo el bipartito "como si Galicia fuese una tarta", pero también que sea "cosa de uno", y se comprometió a gobernar "para todos", desde los militantes populares hasta los que voten PSOE y BNG el 1-M. "Y también para los que apostaron por socialistas y nacionalistas en 2005 y que ahora nos van a volver a votar", bromeó para hacer un guiño a los decepcionados con el bipartito. También se dirigió a los indecisos y ante ellos se mostró inconformista y aseguró que no le "vale" con que Emilio Pérez Touriño y Anxo Quintana "vuelvan a perder las elecciones" sino que aspiró a lograr la mayoría absoluta. "A LA ALTURA" Convencido de que "sólo quedan 16 días" para llegar a la Presidencia de la Xunta, prometió "no defraudar" a nadie, en especial a los ciudadanos con más dificultades, como "el gallego en paro que busca empleo, la familia que no llega a fin de mes o la pareja de jóvenes que no es capaz de comprar un piso". Tras esta enumeración, el líder del PP gallego reflexionó que esta campaña es "mucho más" que "una simple suma de mítines, de fotos, de titulares" y consideró que es el momento de estar "a la altura" de lo que los ciudadanos esperan de los políticos dada la actual situación de crisis económica. En este sentido, concluyó que la próxima legislatura no será la "más lucida" para gobernar Galicia pero "sí la más comprometida y apasionante" si él está finalmente al frente y, por contra, cuestionó la capacidad del bipartito para afrontar el actual contexto económico. "Aquel que dice que va a solucionar los problemas que creó, no es una persona honorable", dijo como justificación. También en clave local expuso la mala gestión del bipartito y, como ejemplo, citó la paralización de la Autovía Lugo-Ourense, por lo que consideró un "acierto" haber hecho su primer mitin de campaña en Chantada para evidenciar su compromiso con esta localidad gobernada también por una coalición de socialistas y nacionalistas.