Ibarretxe apuesta por "buscar espacios de acuerdo" que permitan "sacar adelante" a Cegasa y sus 1.200 empleados

Asegura que el Gobierno vasco tiene "todos los ámbitos abiertos para posibilitar el diálogo social" para superar la crisis BILBAO, 9 (EUROPA PRESS) El lehendakari, Juan José Ibarretxe, apostó hoy por "buscar espacios de acuerdo" que permitan "sacar adelante" a Cegasa y sus 1.200 empleados, con el fin de que "siga siendo 'una multinacional' vasca en el mundo". Además, aseguró que el Gobierno vasco tiene "todos los ámbitos abiertos para posibilitar el diálogo social" para superar la crisis. Durante su intervención en los desayunos de Fórum Europa-Tribuna Euskadi, Ibarretxe aseguró, en relación con el problema de Cegasa, que lo que le preocupa es "el grupo y sus 1.200 trabajadores". "Esto es lo que está ocupando al Gobierno, en estos momentos, más que mirar hacia atrás y ver quién tuvo razón y quién tuvo la culpa. En estos momentos, la clave es sacar el grupo y a las 1.200 personas adelante", añadió. Por ello, aseguró que el Ejecutivo "es absolutamente proclive a buscar espacios de acuerdo" que propicien que Cegasa se mantenga. "En el ADN del pueblo vasco en el mundo, Cegasa tiene una parte muy importante en nuestro corazón", dijo. A su juicio, "la aportación de este grupo al país y a que Euskadi tenga un lugar, desde el punto de vista empresarial y social, en el mundo, es muy importante". "Por tanto, tenemos que hacer esfuerzos, más allá de declaraciones públicas, para tratar de alcanzar acuerdos y poner en activo lo que tenemos, una empresa magnífica, con un empresario que ha sido reconocido, Juanito Celaya, por parte de la sociedad vasca en innumerables ocasiones. Este pueblo le debe muchas cosas a Juanito Celaya", apuntó. En este sentido, se mostró "absolutamente convencido de que Cegasa va a seguir siendo un gran grupo vasco, 'una multinacional vasca' en el mundo". Sobre la posibilidad de crear un foro entre Gobierno, patronal y sindicatos para trabajar unidos en la superación de la crisis, Ibarretxe afirmó es algo que su Ejecutivo está intentando "permanentemente". "Está bien tener una dosis de ingenuidad, pero no sobredosis. Todos sabemos que la dificultad que en este país tiene estar con todos a la vez, fundamentalmente con los propios sindicatos". No obstante, precisó que su Gabinete tiene "todos los ámbitos y formatos abiertos para posibilitar esquemas de diálogo social". "Hoy más que nunca se necesitan de acuerdos globales para caminar, no sólo en el ámbito de la economía sociolaboral, sino también de las infraestructuras, de las políticas culturales, etc. la confirmación de espacios de liderazgo compartidos son claves", indicó. En cuanto a los EREs, recordó que en Euskadi el 90 por ciento se han presentado de manera acordada entre empresas y trabajadores". "Si uno viera declaraciones que, en determinados momentos se hacen por parte de algunos responsables, se podría pensar que, de los Expedientes de Regulación de Empleo que se están presentando, poco menos que el 90 por ciento de los mismos fueran en desacuerdo. Pues no, el 94 por ciento prácticamente de los EREs que se han presentado en este país son acordados entre empresarios y trabajadores. Eso dice mucho a favor de empresarios y trabajadores en este país", dijo. Ibarretxe aseguró que su prioridad es "hacer frente a la crisis con energía, con inteligencia", para adelantarse y prepararse con el fin de "aprovechar la recuperación, que llegará". "Hemos llegado los últimos a la crisis, tenemos que llegar salir los primeros", reiteró. Por ello, quiso lanzar "un mensaje de optimismo" porque "la economía vasca ha salido reforzada de todas las crisis económicas y sociales de los últimos tiempos", en referencia a la de principios de los 80 y la de comienzos de los 90. Por eso, mostró su convencimiento de que Euskadi también "saldrá reforzada" de esta recesión "porque hay oportunidades inmensas para hacerlo". Tras subrayar que ni las instituciones vascas, ni las empresas ni los trabajadores son responsables de la crisis, el lehendakari aseguró que asume que "las instituciones públicas vascas sí son responsables para tomar medidas y sacar a este país adelante, ayudando a las personas y a las empresas". Por ello, emplazó a a abandonar "nostalgias" porque no se trata de "recuperar el tiempo perdido para volver al punto anterior al de la crisis", sino que "hay que abrir un nuevo camino en la nieve y no hay cuerdas fijas en el camino". Para el lehendakari, no se trata sólo de "una crisis económica", sino de "un proceso de transformación económico y social". "Es un nuevo camino el que tenemos que abrir para alcanzar la cima, pero no se ha hecho, hasta ahora, por parte de nadie", subrayó. Juan José Ibarretxe afirmó que, "antes que tarde, todos estos proyectos que hoy vemos en recesión, los veremos en desarrollo, en crecimiento". Por ello, afirmó que, para "hacer un nuevo tiempo y dar respuestas", hacen falta tres componentes: "humildad, tensión intelectual y flexibilidad". "No hay ni profetas ni recetas en este mundo, hay análisis humilde y diario. Cada día hay que ponerle termómetro a la situación de forma seria, eficaz, inteligente y flexible", aseguró. En este sentido, aseguró que el año 2009 "es estratégico" porque las empresas y los países que mantengan su posición ese año, "la mantendrán durante muchos años en el tiempo", mientras que, "quien pierda la posición por resignarse ante la crisis y no tome decisiones estratégicas en materia de innovación, de I+D+i, va a perder la posición también para mucho tiempo". Por ello, apostó hablar a la sociedad "con claridad y crudeza", pero "sin pesimismo" porque "hace vivir permanentemente en crisis y paraliza a las personas y a las sociedades". Tras recordar que Euskadi cerrará el crecimiento del PIB en torno al 2 por ciento, cuando sólo habrá tres países en el conjunto de Europa en esta situación, subrayó que el paro asciende al 8 por ciento, mientras en el Estado español aumenta hasta el 14 por ciento. "No es un consuelo, pero gestionar un 8 por ciento de paro es mucho más sencillo que gestionar el 14 por ciento", señaló. Además, se propuso, no sólo ayudar a formarse a los desempleados para que no se queden "en la cuneta", sino también "cuidar extraordinariamente" al millón de personas ocupadas. En este sentido, recordó que mañana, en el Consejo de Gobierno, se adoptarán nuevas medidas en relación con la formación de las personas desempleadas, las derivadas de los EREs, y ayudas "para permitir la financiación del circulante de las empresas en este país, no sólo de las pequeñas y medianas, sino de su conjunto". CAMBIOS ESTRATEGICOS Tras subrayar que "estamos hasta la cintura de agua y hay que sacarla", emplazó a apostar por el mantenimiento de los empleos industriales y señaló que la innovación económica, social y tecnológica debe ser ahora "la palanca de transformación". "Es impensable hacer lo mismo que en los años 80 ó 90, es necesario innovar y tener una sociedad creativa", dijo. Ibarretxe abogó por cuidar "el diamante" de los vascos formado por cuatro elementos: "el autogobierno para gestionar mejor, formación y servicios sociales avanzados, una nueva apuesta reforzada por la economía real, y alianza estratégica". A su juicio, también son precisas medidas de equilibrio social porque "un mercado sin valores es un rastro". "No le tengamos miedo al mercado, pero, para ello, tenemos que ir juntos, acompañados, no sólo las administraciones públicas, entre nosotros, sino también con empresarios, trabajadores y con la sociedad. Esta es la fórmula mágica para tirar de este proyecto a futuro", destacó.