Ibarretxe dice que su Gobierno y él mismo estará "hasta el último momento en el puesto de mando" para afrontar la crisis

El lehendakari en funciones expresa su "preocupación" por las políticas económicas que lleven a cabo PSE-EE y PP SAN SEBASTIÁN, 26 (EUROPA PRESS) El lehendakari en funciones, Juan José Ibarretxe, aseguró hoy que el actual Gobierno vasco y él mismo van a estar "hasta el último momento en el puesto de mando" y seguirán "tomando iniciativas y medidas" porque "ni el país, ni las empresas, ni los trabajadores pueden esperar". Asimismo, expresó su "preocupación" por las políticas económicas que puedan adoptar PSE-EE y PP. Ibarretxe realizó estas afirmaciones en San Sebastián en el coloquio celebrado tras el almuerzo con motivo de la Junta General de Socios de Elkargi S.G.R. y su XX Encuentro Empresarial, donde señaló que "estamos a punto de tener un relevo en el ámbito del Gobierno vasco y no quiero ocultaros mi preocupación en relación con las políticas económicas". En ese sentido, afirmó que se está formulando una "alternativa legítima de 38 votos" que confió en que "sirva para algo más que para desplazar al PNV y a mí mismo como lehendakari del Gobierno". Por ello, pidió que socialistas y populares trasladen "cuáles son las políticas que conjuntamente tienen para la sociedad vasca". "A mí me preocupa la dificultad que puede entrañar el definir políticas económicas cuando esta misma semana hemos visto como el PP denunciaba, impugnaba los presupuestos generales del Estado en España para el año 2009", añadió. Ibarretxe aseguró que "el Gobierno y el lehendakari vamos a estar hasta el último momento en el puesto de mando, vamos a seguir tomando iniciativas y medidas porque ni el país, ni las empresas, ni los trabajadores pueden esperar". "Os quiero trasladar mi convencimiento de que, más allá de los pactos y los gobiernos, yo personalmente como lehendakari y el Gobierno de este país piensa sobre todo en la economía, en las personas y en este proyecto que tenemos que seguir construyendo entre todos", remarcó. AFRONTAR LA CRISIS Por otro lado, el lehendakari en funciones dijo no tener respuestas concretas, al igual que el resto de economistas presentes en el Encuentro de Elkargi, para la salida de la crisis aunque abogó por "avanzar en el propio diagnóstico" de la misma. En su opinión, "deberíamos aceptar con humildad que no sabemos lo que nos pasa". De este modo, consideró que se trata de una crisis "más de cultura, de soberbia, que económica" y aseveró que nos encontramos ante "otra cosa diferente que hunde sus raíces en las formas de hacer, pero sobre todo en las formas de ser". Para ello, optó por las "recetas" de la "humildad y la flexibilidad", al tiempo que recordó que Keynes aseguraba que "los males de nuestro tiempo son el riesgo, la incertidumbre y la ignorancia". "Y ésos son los males también del año 2009", insistió, para añadir que "atender lo urgente" no debe hacer que "desatendamos los proyectos, las inversiones y las decisiones estratégicas". "Esto es como si en unas inundaciones dedicamos todas nuestras energías intelectuales y económicas a disponer de bombas para achicar el agua, olvidándonos de que eso es necesario. Necesitamos bombas para achicar el agua, pero sobre todo necesitamos acometer proyectos estratégicos de infraestructura que nos permitan salir adelante no de esa inundación sino de las próximas", subrayó Ibarretxe. Tras reiterar que "no es consuelo" que Euskadi sea la comunidad que "ha mantenido mejor comportamiento desde el punto de vista económico a nivel de Estado", insistió en que "hay que seguir trabajando", al tiempo que remarcó la importancia de las exportaciones y de la inversión pública. AVALES Finalmente, agradeció a Elkargi que sea un "socio generoso" a la hora de impulsar medidas para luchar contra la crisis, entre las que apuntó las iniciativas para posibilitar la formación remunerada de los trabajadores que pasen al paro como consecuencia de los EREs. Asimismo se refirió a los avales a empresas, realizados a través de las sociedades de garantía recíproca, y consideró que se está configurando como "una medida inteligente y efectiva". Sin embargo, aseguró que el Gobierno vasco "tratará de mejorarla" porque, según dijo, "estas medidas son buenas si se actualizan y perfeccionan todos los problemas que a lo largo de la gestión se van observando".