La oposición andaluza "deslegitima" a Griñán antes de ser investido y pide elecciones

  • Sevilla, 11 abr (EFE).- Los partidos de oposición en Andalucía, PP-A e IULV-CA, que han criticado la marcha de Manuel Chaves al Gobierno central y a su sustituto en la Junta, José Antonio Griñán, insistirá en los próximos días en que el candidato no tiene la legitimidad de las urnas y en pedir elecciones anticipadas.

La oposición andaluza "deslegitima" a Griñán antes de ser investido y pide elecciones

La oposición andaluza "deslegitima" a Griñán antes de ser investido y pide elecciones

Sevilla, 11 abr (EFE).- Los partidos de oposición en Andalucía, PP-A e IULV-CA, que han criticado la marcha de Manuel Chaves al Gobierno central y a su sustituto en la Junta, José Antonio Griñán, insistirá en los próximos días en que el candidato no tiene la legitimidad de las urnas y en pedir elecciones anticipadas.

El mismo día en que Chaves hacía efectiva su renuncia como presidente y parlamentario andaluz, el pasado martes, el presidente del PP-A, Javier Arenas, reclamó que se celebren elecciones "anticipadas y separadas" porque el próximo presidente, José Antonio Griñán, "no cuenta con la legitimidad" de las urnas.

Según la teoría de Arenas, cuando Griñán sea investido presidente de la Junta por el Parlamento tendrá la "legalidad" que le otorga la ley pero no la "legitimidad" de las urnas.

Incluso anunció que, tras la investidura, su partido solicitará en la Cámara la celebración de elecciones anticipadas.

La teoría es compartida la dirección nacional del PP, cuya secretaria general, María Dolores de Cospedal, cree que la mayoría de los andaluces desean volver a elegir su presidente tras la marcha de Manuel Chaves al Gobierno central.

"Con Andalucía no se juega. No es una monarquía, aunque alguien se crea que es el Rey Sol", llegó a esgrimir esta semana Arenas.

La pretensión de Arenas fue replicada el día de su despedida por Manuel Chaves: "Recomendaría a los dirigentes del PP que se lean bien la Constitución y el Estatuto, porque al presidente de la Junta lo elige el Parlamento autonómico, que es donde radica la voluntad de los andaluces. El Parlamento es tan representativo cuando elija al nuevo presidente como cuando me eligió a mí".

Este argumento está siendo ya repetido y utilizado por los dirigentes socialistas para contrarrestar el debate que quiere abrir Arenas en la sociedad andaluza.

En su blog, el secretario de Comunicación del PSOE-A, Miguel Ángel Vázquez, reflexiona a propósito de este asunto: "El futuro presidente de la Junta (por Griñán) se presentó a la cita electoral de 2008 encabezando la lista socialista por Córdoba igual que el aspirante de la derecha lo hizo por Almería. ¿Los votos de los cordobeses tienen menos valor para Arenas?. Otra astracanada del perdedor que no parece estar muy centrado (por mucho que busque el centro) últimamente".

IULV-CA cree que Griñán representa el "continuismo y que estará tutelado" y su coordinador general, Diego Valderas, ha declarado a EFE que tiene el "lastre" de no haber pasado por urnas como candidato a la Presidencia.

La dirección de IU decidirá el lunes si se suma a la petición de elecciones anticipadas al "no tener legitimidad" el candidato.

La situación creada en Andalucía tiene dos precedentes relativamente recientes.

El 22 de julio de 2002, el vicepresidente primero, José Luis Olivas, fue investido como presidente de la Generalitat valenciana tras haber sido elegido con los votos a favor de los 49 diputados del PP (con mayoría absoluta), en sustitución de Eduardo Zaplana, que días antes fue nombrado por José María Aznar ministro de Trabajo y Asuntos Sociales un año antes de acabar la legislatura autonómica.

A la toma de posesión de Olivas, asistió, entre otros, el entonces ministro de Administraciones Públicas, Javier Arenas.

En Castilla y León, en febrero de 2001, el presidente de la Junta, Juan José Lucas, fue nombrado ministro de la Presidencia por Aznar a mitad de su mandato.