La presidenta del Parlamento apuesta por reformar el Estatuto esta legislatura y promete trabajar por el acuerdo

Rojo ve "resentimiento" en PSdeG y BNG y dice no comprender por qué "unos tiene derecho a cien días y otros no"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 5 (EUROPA PRESS)

La presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, apostó hoy por que ésta "sea la legislatura del nuevo Estatuto de Autonomía de Galicia" y prometió trabajar por sacar adelante un pacto "con el acuerdo de todos".

Rojo se pronunció de esta manera en una entrevista a la Cadena SER recogida por Europa Press, en la que manifestó que "desde el primer día" está "dispuesta a abrir esta cuestión", que es uno de los asuntos que están "sobre la mesa". "Tenemos, entre todos, que llegar a un equilibrio, yo creo que en eso consiste el debate y el consenso", dijo.

Además, indicó que también esta pendiente la reforma del reglamento de la Cámara gallega, que, recordó, "no sólo sería un trabajo de la Presidencia" del Parlamento, sino de todos los diputados. "Yo creo que tiene que ser uno de los temas de acuerdo, porque los diputados queremos que el Parlamento funcione de la mejor manera posible, reformar el reglamento para darle más agilidad al funcionamiento", aseveró.

Por otra parte, insistió en que está "encantada" con su cargo y rechazó sentirse decepcionada por no haber sido llamada por el próximo presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para alguna consellería. "Cómo me voy a sentir decepcionada, ser conselleira es ser otra cosa, ahora soy la presidenta del Parlamento con toda la dignidad que pueda. El presidente de mi partido me propuso para el cargo y yo voy a estar donde se me pida", aseguró.

Rojo agregó que "sería injusto pensar que no es un honor y que no es una alta responsabilidad" ocupar el puesto de presidenta del Parlamento gallego.

Asimismo, apuntó que su trabajo lleva consigo "ser ecuánime" y "estar por encima del color político", aunque admitió que esto puede "despertar antipatías incluso en el mismo grupo" del que forma parte. "Somos un garante y tengo que ser institucional y no política; tengo que intentar molestar poco. Apelo a la responsabilidad de todos los diputados, empezando por los míos", dijo.

RESENTIMIENTO

La presidenta del Parlamento consideró que hay "resentimiento" en el PSdeG y en el BNG y que "hay declaraciones que sobran. Al inicio de una legislatura no sé por qué unos tienen derecho a cien días y otros no. Si eso es cierto lo único que demostraría es que lo único que hay es resentimiento", afirmó.

Además, manifestó que espera que esta legislatura sea "rigurosa" y que en ella "se trabaje con seriedad". "Hacer cosas diferentes a lo que el pueblo gallego decide es resentimiento y hay que trabajar juntos ante la situación de crisis, arrimando el hombro", zanjó.

Preguntada acerca de la posibilidad de que Núñez Feijóo se someta al control del Parlamento en todos los plenos, como ha hecho el presidente saliente Emilio Pérez Touriño, Rojo señaló que "es una buena costumbre" y destacó que la de control del Gobierno es una de las labores "importantísimas" de la Cámara.

AUSTERIDAD

La presidenta del Parlamento avanzó que "habrá austeridad" porque en la vida diaria todos los ciudadanos se tienen que "apretar el cinturón". "Todavía no tuve tiempo de ver los números, pero hay que intentar ahorrar en la gestión del día a día, en gastos superfluos y eso tiene que ser uno de los primeros trabajos", agregó.

Respecto a la presencia de mujeres en el Parlamento manifestó que le gustaría tener "una compañera" --es la única mujer en la Mesa del Parlamento-- y reflexionó que le gustaría que el hecho de que las mujeres accedan a puestos de responsabilidad "deje de ser una noticia".

Por último, Rojo hizo referencia a la anécdota de la sesión de constitución del nuevo Parlamento, en la que se refirió al himno gallego como "himno nacional", algo de lo que aseguró no haberse dado cuenta. "Son anécdotas que incluso pueden ser divertidas, lo peor es cuando una anécdota se puede convertir en un intento de manipulación", reprochó, en referencia a declaraciones posteriores de miembros del BNG.

A este respecto bromeó: "dicen que un presidente del Parlamento tiene que contentar a todos y, si el primer día ya contento al Bloque, me doy por satisfecha".