Sáhara.- IU-ICV pide al Gobierno que defienda que la Minurso tenga competencia para supervisar los Derechos Humanos

MADRID, 23 (EUROPA PRESS) IU-ICV ha presentado una iniciativa en el Congreso dirigida a que la Cámara Baja inste al Gobierno a promover tanto en el ámbito de las relaciones internacionales como en los organismos internacionales que la misión de la ONU en el Sáhara (Minurso) tenga "competencia" para "supervisar" los Derechos Humanos en este territorio. Los portavoces de estas formaciones, Gaspar Llamazares y Joan Herrera, respectivamente, firman una proposición no de ley en este sentido encaminada a que se debata ante el Pleno del Congreso. En la exposición de motivos, explican que un informe de la delegación ad hoc del Parlamento Europeo para el Sáhara Occidental pide a la UE y a sus Estados miembros que trabajen a favor de la ampliación de las competencias de la Minurso para que asuma la vigilancia de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental y los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia). Esta misma petición, recuerdan, la avanzó el Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU en su informe de 2006 sobre el Sáhara, así como por la organización no gubernamental Human Rights Watch. También en junio de 2005, sostienen, el entonces secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, se pronunció en Rabat a favor de la ampliación de las competencias de la Minurso para que pudiera investigar los abusos en materia de derechos humanos. Llamazares y Herrera denuncian que a día de hoy se están produciendo "graves violaciones recurrentes" de los derechos humanos fundamentales "en los territorios ocupados por el reino de Marruecos en el Sáhara Occidental, especialmente de la libertad de expresión, asociación, manifestación y comunicación". Así, recuerdan que según informes de Amnistía Internacional, durante la visita de una delegación del Parlamento Europeo a El Aaiún a finales de enero de 2009, agentes marroquíes de seguridad rodearon los domicilios de defensores de los derechos humanos y el 27 de enero, varios agentes vestidos de civil dieron el alto a cuatro defensores de derechos humanos a unos 500 metros del Hotel Parador, donde se reunía la delegación. A Rachid Sgheir y Ahmed Moussa, del Comité contra la Tortura de Dakhla, se les impidió entrar al hotel y a Mahmoud Oulad Cheikh, a quien autorizaron la entrada, le golpearon en las piernas. A Ahmed Moussa le detuvieron y le confiscaron documentos, informes y un lápiz USB, precisan.