Urkullu denuncia "la zarzuela española dictada desde Madrid" y asegura que el lehendakari de Euskadi es Ibarretxe

BILBAO, 12 (EUROPA PRESS)

El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, denunció hoy, durante el acto de Aberri Eguna que la formación jeltzale celebró en la Plaza Nueva de Bilbao, "la zarzuela española dictada desde Madrid y cocinada por López y Basagoiti", y aseguró que "el lehendakari de Euskadi" es Juan José Ibarretxe porque "así lo ha decidido la ciudadanía vasca".

Por su parte, el presidente del Gobierno vasco en funciones, Juan José Ibarretxe, aseguró que el PNV "liderará" Euskadi en los próximos años "desde las diputaciones, ayuntamientos y el Parlamento vasco", y advirió de que la Comunidad Autómona sigue siendo nacionalista y "lo seguirá siendo" en el futuro.

En su discurso con motivo de la celebración del Día de la Patria vasca, que la formación jeltzale festejó bajo el lema 'Gora eta gora beti', Iñigo Urkullu destacó que el PSE-EE gobernará "contra la mayoría social" de Euskadi y criticó que el PSOE "haya ilegalizado en su propio beneficio o en perjuicio del PNV". En este sentido, arremetió contra socialistas y populares por "crear un frente a escondidas", y destacó que su partido "ejercerá el liderazgo unido", por "mucho que les pese a algunos".

A su juicio, el Gabinete de Patxi López "nace del frentismo" y será "contradictorio y débil", conformado en base "a un acuerdo oscuro por Euskadi, pactado entre Rajoy y Zapatero". Tras señalar que, en la actualidad, se asiste "a la operación para hacerse con el Gobierno y otras instituciones", rechazó que la reacción del PNV sea "una pataleta", sino que su pretensión ha sido "abrir una etapa nueva" que el PSE-EE "no ha querido, porque está en la operación de Redondo Terreros y Mayor Oreja".

También aseveró que no permitirán "un retroceso" en el autogobierno, y envió "un mensaje tranquilizador" a la sociedad vasca porque su partido está acostumbrado "a las carreras de fondo".

Asimismo, rechazó "el pacto español" y aseguró que "Euskadi es la patria de los vascos". "Euskadi es nuestro compromiso, nuestro Norte y no lo vamos a perder", apuntó, para subrayar que su formación no ha permitido "que quienes practican la violencia y quienes la justifican" les contaminaran con su concepto de abertzales y tampoco van a permitir que "se hunda económicamente este país por la frivolidad y la irresponsabilidad de nadie". "No vamos a permitir que se den pasos atrás en nuestra identidad y en nuestra capacidad de autogobierno", dijo tajante.

El dirigente jeltzale pidió al PSE-EE que no trate "ahora de tapar sus vergüenzas" al apelar a "la responsabilidad del PNV" y afirmó que no deben confundir "la responsabilidad con 'sacarles las castañas del fuego'" o con "estar subordinados al juego táctico de Madrid".

Tras reiterar que el compromiso de su partido con "la patria vasca" no está vinculado "al ejercicio del poder por el poder", subrayó que hoy Euskadi "es más nación que nunca", y trabajará para su construcción, "sin resentimientos, pero con el derecho a desenmascarar a quien engaña al puelo". "Sabremos trabajar con responsabilidad y tomar, desde la centralidad, las decisiones correctas", destacó.

En su opinión, el PSE-EE y el PP "inician una nueva etapa desde la trampa y el engaño", y dijo que, tras "mentir" en campaña a los electores, los socialistas prometieron "un nuevo Estatuto para Euskadi" que debería ser referendado por la ciudadanía vasca "y ya han firmado que no lo habrá".

IBARRETXE, LEHENDAKARI

Iñigo Urkullu se dirigió a Ibarretxe para decirle que "la sociedad vasca ha dejado claro" que es "el lehendakari de Euskadi con los 30 escaños de PNV y Euskadi lo sabe", mientras el PP y el PSOE "alteran lo que la sociedad quiere y pide".

En este contexto, les preguntó si lo han hecho "para elegir una presidenta que no sabe euskera, para cambiar el mapa del tiempo de ETB, para criticar el sistema educativo y a la Ertzaintza, o para dedicar menos del 5 por ciento de su atención a lo que debe requerir toda nuestra atención: la crisis económica".

Tras reconocer que su intervención es "hipercrítica" con los socialistas, apuntó que "el pacto de ZPR, la alianza Zapatero-Rajoy, el acuerdo de Madrid para Euskadi", en la práctica, "ha reforzado el concepto de 'excepcionalidad' de lo vasco en la Comunidad Autónoma vasca, como antes lo hicieron PSN y UPN" en Navarra.

"Estamos ante la 'zarzuela española' para Euskadi que han dictado desde Madrid y cocinado aquí López y Basagoiti. Los socialistas, desde sus personalistas y egoístas pretensiones, prefieren al PP", apuntó.

Por ello, auguró que López formará un gabinete que "nace del frentismo" en base "a un acuerdo oscuro" pactado entre Zapatero y Rajoy, "sustentado en presuntas poderosas razones de Estado, como los que las comunidades históricas podemos percibir en la llamada remodelación del Gobierno español".

LA BANDERA EN AJURIA ENEA

Urkullu apuntó que "la bandera española pronto ondeará en Ajuria Enea" y destacó que el PNV respetará "a quien se sienta identificado con esta enseña", pero aseguró que "no se siente representado por esos colores".

"No vivimos contra nadie ni pretendemos imponer nada, y mucho menos los símbolos. Lo único que decimos es que no nos sentimos representados por esos colores. La nuestra, la que nos da impulso vital es la ikurriña", señaló.

El líder del PNV afirmó que la ikurriña, en el futuro, "se izará en pie de igualdad en las instituciones comunitarias de la UE", y que ése será su "compromiso" en que "no desfallecerá" hasta lograrlo. "No tenemos más casa que ésta. Nuestra aspiración no pasa ni por La Moncloa ni por ser ministros de nada", manifestó.

"MAYORITARIAMENTE ABERTZALE"

Por su parte, Ibarretxe manifestó que la sociedad vasca "sigue siendo mayoritariamente abertzale y lo seguirá siendo en el próximo futuro". "La patria vasca es nuestra única patria, lo ha sido durante muchos años y lo seguirá siendo en la sociedad de nuestros hijos", añadió.

Asimismo, indicó que su partido "liderará" Euskadi en los próximos años y trabajará "con serenidad e inteligencia para sacar adelante este país desde las diputaciones, ayuntamientos y desde el Parlamento vasco". "Somos el líder natural porque así lo quiere la gente en este país y no vamos a defraudarles", subrayó.

El lehendakari en funciones recordó a quienes, "desde la legimidad, quieren establecer un Gobierno alternativo", como PSE-EE y PP, y les advirtió de que no traten de que "comulguen con ruedas de molino".

"Han hecho una alianza para quitarnos y para quitarme de en medio. Es legítimo, pero ¿qué van a ofrecer juntos en política y en economía en Euskadi que no pueden ofrecer en España de ninguna manera?", preguntó.

En su opinión, no se trata de "una alianza para el corto plazo", sino que han establecido "una especie de microclima" en Euskadi y "no importa que en España anden a tortas con mociones de censura un día y críticas políticas aceradas al día siguiente". "Han decidido que van a mantener, pase lo que pase en España, su alianza aquí", dijo.

Asimismo, recordó las palabras del presidente del PP, Antonio Basagoiti, sobre que existe "un negociado" con Patxi López sobre la Diputación alavesa, como si fuera "un jauntxo".

Tras criticar "la tergiversación de los periódicos" al convertir una "derrota" de los socialistas "en una victoria" y una "victoria" del PNV "en una derrota", dijo que "es curioso que tenga que replantearse sus políticas quien ha ganado y que tenga que confirmarlas quien ha perdido". "Con serenidad, sin desilusión de ningún tipo, vamos a liderar este país, eso es lo que nos toca y lo que nos ha dicho la sociedad vasca. El líder de este país es el PNV", concluyó.