Vázquez pulsará los "apoyos" de las bases del PSdeG antes de presentarse como líder de una dirección "ilusionante"

Cree que la nueva dirección debe ser "colegiada, participativa y con pensamiento fresco" y ve a los jóvenes como "una parte sustantiva" SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 (EUROPA PRESS) El conselleiro de Medio Ambiente en funciones y líder del PSdeG en Ourense, Manuel Vázquez, anunció hoy que "pulsará los apoyos" de las bases antes de presentar su candidatura para liderar una dirección "ilusionante, integradora y renovada". En rueda de prensa en Santiago, el socialista explicó que sólo se postulará como sucesor a Emilio Pérez Touriño en la Secretaría Xeral del PSdeG si cuenta con el apoyo de la militancia. En este caso, aseguró que irá "a por todas". En referencia a los avales con los que cuenta entre la Comisión Gestora del PSdeG y del vicesecretario general del PSOE, José Blanco, insistió en que su candidatura "no viene impuesta desde arriba". "Si tuviera la percepción de que estoy impuesto por la dirección, no me presentaría", zanjó, aunque agradeció los apoyos que le brindaron sus compañeros "con más cariño que fortuna". "No se trata de un drama ni de un desafío personal", aseguró Vázquez, y avanzó que si "encuentra" apoyos entre las bases, liderará "un proyecto" que trabajará "para gobernar de nuevo y consolidar el cambio" desde "los principios básicos del PSdeG: la socialdemocracia y el galleguismo". En todo caso, insistió en que si representara a "una parte importante de la militancia", no tendría "ningún miedo" a encabezar "un proyecto colegiado para marcar el futuro del partido". "Si no percibo que me apoyan, formaré parte de este proyecto donde haga falta y apoyaré a un candidato que entienda que puede hacer lo que queremos todos", aseveró. NUEVA DIRECCIÓN En cuanto a la nueva dirección que debe salir del congreso extraordinario del 25 de abril, Vázquez apostó por que sea "colegiada, participativa, ágil, con pensamiento fresco y con voces que representen a todos los estamentos de la sociedad". En este sentido, entendió que los jóvenes "tienen que ser una parte sustantiva y troncal" y que "el debate, el análisis y la innovación tienen que ser una constante" en la nueva etapa. Además, entendió que el PSdeG "necesita" convertirse en un partido "amplio, participativo, ágil en la toma de decisiones, innovador y permeable a la sociedad" y que cuente con "mecanismos y sistemas de control" sobre la ejecución de los programas una vez en el Gobierno, porque "lo demanda militancia". "Tenemos que conseguir que las bases se vean representadas en la nueva dirección para promover un evidente recambio generacional, sin tener miedo a los cambios ni al futuro", arengó el dirigente socialista. "EXPERIENCIA" EN LA XUNTA En cualquier caso, se mostró partidario de "extraer lo positivo y lo negativo" de los cuatro años en la Presidencia de la Xunta, porque "todo lo que era bueno el sábado antes de las elecciones no puede ser malo el día después". "Los ciudadanos nos retiraron del Gobierno pero siguieron convirtiéndonos en la única alternativa real", razonó Vázquez. Por ello, avanzó que las "líneas maestras" de la acción política del PSdeG "no cederán ni un solo centímetro en los logros" de la Xunta en funciones, aunque admitió que "habrá que revisar las políticas horizontales" que, a su juicio, "pudieron ser causa de la desafección de un número importante de votantes". En este punto, agradeció al presidente de la Xunta en funciones y ex secretario xeral del PSdeG, Emilio Pérez Touriño, la "generosidad" que demostró tras dimitir debido al adverso resultado electoral que devolvió la mayoría absoluta al PPdeG y su "trabajo, dedicación e ilusión" durante "los 10 años más importantes de la historia del PSdeG". "Este final no puede empañar toda su trayectoria", elogió. BASES "Es el momento de escuchar las opiniones plurales y hacer un proyecto en el que creamos todos y quepamos todos", reiteró Vázquez, e insistió en que el proyecto debe constituirse "de abajo a arriba", es decir, "desde las bases". "Ahora debe callar todo el mundo porque es el momento de la militancia", incidió, y añadió que el PSdeG "decidirá su futuro él mismo, sin tutelas ni presiones, y en total libertad". Tras avanzar que su proyecto para el partido es "ambicioso", entendió que debe "hacer pie" en la militancia. "Si somos un proyecto colgado de un hilo y se rompe el hilo, se caerá, pero si hacemos pie en la militancia, ganaremos o perderemos, pero representaremos a miles de gallegos que militan en este partido", ilustró. Por ello, reiteró que, en el congreso, "hablarán y decidirán las bases". "No hay ninguna posibilidad que no pase por un apoyo mayoritario y libre de la militancia", evidenció, y se puso como ejemplo de "militante" salido de la agrupación local de O Carballiño (Ourense), que fue "subiendo por la cuerda a pulso". "Es la prueba palpable de que la militancia tiene capacidades", garantizó. CONGRESO Preguntado sobre la posibilidad de que el cónclave del que saldrá la nueva dirección del PSdeG se convierta en "un congreso a la búlgara", Vázquez consideró que esto "no es bueno ni malo en sí mismo", pero lo entendió como positivo si sale de "un proceso integrador de todas las sensibilidades y donde se creen espacios para que todos puedan opinar". Como ejemplo, puso el congreso del PSdeG del 25 de julio del año pasado, en el que la Executiva logró un apoyo del 97 por ciento y, en cambio, "se perdieron las elecciones". "Ésa no es la clave", opinó, y entendió que "la clave" es "el esfuerzo del que lidera de querer integrar" y "la capacidad del que representa minorías de entender el juego". En todo caso, se mostró favorable a crear un proyecto en el que "quepan todos, con pluralidad y con opiniones diversas, pero complementarias". "No una suma de modelos inconexos", rechazó el conselleiro de Medio Ambiente en funciones.