ACNUR advierte de que los combates del este de Chad dificultan el suministro de ayuda a los refugiados

GINEBRA, 8 (Reuters/EP)

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) advirtió hoy de que los combates que se llevan a cabo en el este de Chad están dificultando el suministro de las ayudas a las decenas de miles de refugiados y desplazados que se encuentran en la zona.

El Ejército y los rebeldes se enfrentan en la zona de Koukou Angarana, donde sobreviven alrededor de 22.000 refugiados procedentes de la región sudanesa de Darfur, declaró hoy el portavoz de ACNUR, Ron Redmond, en una rueda de prensa.

El ACNUR se ha visto obligado a retirar a 18 miembros de su personal de la zona en conflicto y sólo mantiene a dos personas con la misión de garantizar el suministro de bienes básicos y de servicios, añadió.

ACNUR gestiona doce campamentos de refugiados y desplazados, sobre todo cerca de la frontera con Sudán. Alrededor de 252.000 refugiados procedentes de Darfur reciben ayuda de la agencia en el este de Chad, donde también hay 166.000 desplazdos internos. A todos ellos hay que añadir los 70.600 refugiados de República Centroafricana en los campamentos de ACNUR en el sur de Chad, recordó Redmond.

Las tropas gubernamentales rechazaron ayer un intento de los rebeldes por acercarse a la capital, Yamena. El enfrentamiento, en el este del país, causó la muerte de al menos 146 personas, 125 de ellas en las filas rebeldes, según informó el mando militar en un comunicado leído anoche por la radio nacional. Los rebeldes están agrupados en la Unión de Fuerzas de la Resistencia (UFR), una coalición de nueve movimientos rebeldes liderada por Timan Erdimi, sobrino del presidente del país, Idriss Déby Itno.

Chad acusó esta semana a su vecino Sudán de armar a los grupos rebeldes que operan en el este, cerca de la frontera. Jartum ha rechazado estas acusaciones. Ambos países se han acusado mutuamente en numerosas ocasiones de ayudar a sus respectivos grupos rebeldes.