Decenas de refugiados ruandeses abandonan los campamentos ugandeses para evitar la repatriación

KAMPALA, 14 (EUROPA PRESS)

Decenas de refugiados ruandeses abandonan cada día los campamentos establecidos en Uganda para dirigirse a localidades más alejadas por el temor a ser repatriados de forma inminente, según advirtieron hoy las autoridades.

"Están intentando mezclarse con las comunidades locales pero les hemos estado devolviendo a los campos", explicó el portavoz de la Policía del sureste de Uganda, Poly Namayi, a la agencia de noticias humanitarias de la ONU, IRIN. Namayi comentó que algunos refugiados han sido arrestados en el distrito de Isingiro, en el suroeste, mientras que otros intentaban cruzar a los distritos vecinos de Lyantonde, Mubende y Kiboga. Además, se ha localizado a algunos de los refugiados en el norte de Tanzania.

Desde la semana pasada, al menos 20 refugiados están dejando al día el campamento de Nakivale, donde sobreviven 11.000 ruandeses, muchos de los cuales llegado a Uganda tras el genocidio de 1994. Además, uno de los agentes indicó que los refugiados han empezado a vender sus propiedades mientras se preparan para dejar los campamentos antes del 31 de julio, fecha límite establecida por la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) y por el Gobierno ugandés.

"ACNUR continúa asistiendo y animando a los refugiados ruandeses en Uganda a que aprovechen esta oportunidad y vuelvan a su país, aunque es voluntario", aseguró Carolyne Akello, de la oficina de comunicación de la agencia. "Debemos idear formas de tratar con aquellos que no quieren ser repatriados después del 31 de julio", añadió.