El Gobierno uruguayo permitirá ejercer a un oftalmólogo cubano que desertó

  • Montevideo, 26 feb (EFE).- El Ministerio de Salud Pública de Uruguay habilitará al oftalmólogo cubano que desertó en el país el año pasado para que pueda ejercer su profesión, informó hoy el diputado uruguayo Jaime Trobo en declaraciones a la prensa.

El Gobierno uruguayo permitirá ejercer a un oftalmólogo cubano que desertó

El Gobierno uruguayo permitirá ejercer a un oftalmólogo cubano que desertó

Montevideo, 26 feb (EFE).- El Ministerio de Salud Pública de Uruguay habilitará al oftalmólogo cubano que desertó en el país el año pasado para que pueda ejercer su profesión, informó hoy el diputado uruguayo Jaime Trobo en declaraciones a la prensa.

Trobo, diputado del Partido Nacional y responsable de asuntos internacionales de esta fuerza opositora, explicó que fue el director general de Salud, Jorge Basso, quien le comunicó la decisión de que se incluirá de nuevo en los registros profesionales al oftalmólogo Vladimir Villamil.

Este especialista cubano participaba con otros compatriotas en la Operación Milagro de asistencia oftalmológica en el hospital montevideano Saint Bois, con financiación de Cuba, cuando decidió quedarse en Uruguay en noviembre de 2008.

Fue entonces cuando el Gobierno uruguayo decidió inhabilitarlo por incumplimiento de su compromiso en el citado programa.

Sin embargo, en diciembre pasado, Villamil acudió al Ministerio de Salud Pública uruguayo y solicitó que se le otorgaran "las garantías constitucionales" de poder ser incluido en el registro profesional.

Villamil revalidó su título, según las categorías profesionales uruguayas, y se puso en contacto con Trobo para que le asistiera en sus gestiones.

En otro reciente caso de deserción, los atletas cubanos Aguelmis Rojas y Rafael Díaz contaron hoy en una entrevista al semanario Búsqueda algunos detalles sobre los motivos de su reciente decisión de no retornar a su país.

El fondista Aguelmis Rojas y su entrenador, Rafael Díaz, no abordaron el vuelo que el pasado día 10 de febrero debía devolverles a Cuba tras participar durante casi un mes en un programa de intercambio deportivo en la ciudad uruguaya de Maldonado.

"Los primeros días ni dormí, porque teníamos el temor de que nos mandaran a Cuba", explicó Rojas.

Los dos atletas denunciaron a Búsqueda la situación del deporte en Cuba, donde "sólo te informan las cosas malas del resto del mundo y uno tiene miedo", añadió el fondista.

"En Cuba todo se relaciona con la guerra, todo se relaciona con el patriotismo, todo se relaciona con la defensa del país. A nosotros nos preparan como soldados", dijo Díaz, quien subrayó las diferencias económicas abismales entre la clase dirigente y la gente de a pie, lo que se extiende también al deporte.

"En deporte no puedes tener nada particular. Está prohibido. Debe estar bajo el control del Estado", pero "nosotros como personas no queremos subsistir, queremos vivir con tantos derechos como deberes" y en Cuba "tenemos muchos deberes que cumplir, pero pocos derechos", agregó Díaz.