El Papa honrará en Israel a los muertos en el Holocausto

AEROPUERTO DE BEN-GURION, Israel (Reuters) - El Papa Benedicto XVI utilizó el lunes su primer discurso en Israel para recordar a los seis millones de judíos asesinados por los nazis, e intentará curar las heridas abiertas por su rehabilitación de un obispo que negó el Holocausto.

"Trágicamente, el pueblo judío ha experimentado las terribles circunstancias de ideologías que niegan la dignidad fundamental de cada persona", declaró, continuando con un desafío al Gobierno derechista israelí al pedir una tierra palestina.

"Tendré la ocasión de honrar la memoria de los seis millones de judíos víctimas de la Shoah", declaró el Papa de origen alemán, utilizando el término hebreo para el Holocausto y pidiendo "rezar por que la humanidad no vuelva a ser testigo de un crimen de tal magnitud".

En los 45 años transcurridos desde que el Concilio Vaticano II repudiara el concepto de culpa judía colectiva por la muerte de Cristo, las relaciones católico-judías se han visto atormentadas por el Holocausto y la cuestión de lo que la Iglesia hizo, o dejó de hacer, al respecto.

Pasaron por uno de sus peores períodos después de que el Papa levantara en enero la excomunión de cuatro obispos tradicionalistas, uno de los cuales negaba que fueran asesinados seis millones de judíos.

El Vaticano dice que no sabía lo suficiente sobre el pasado del obispo británico y que la Iglesia y los líderes religiosos judíos esperan ahora que el tema pueda ser olvidado definitivamente con una visita del pontífice a Yad Vashem en Jerusalén, el memorial de Israel para recordar a las víctimas del Holocausto.

El Papa Benedicto XVI, que voló a Israel desde Jordania, arremetió contra el antisemitismo, que dijo "continua surgiendo amenazadoramente" en muchas partes del mundo.

"Esto es totalmente inaceptable", declaró en su discurso en el aeropuerto Ben-Gurion. "Se debe hacer cualquier esfuerzo para combatir el antisemitismo allí donde se encuentre, y promover el respeto y estima para los miembros de cualquier pueblo, tribu, idioma y nación en todo el globo".

En sus palabras de bienvenida en la pista de aterrizaje, el presidente israelí, Simón Peres, declaró: "Vemos su visita aquí a la Tierra Santa como una importante misión espiritual del mayor de los órdenes, una misión de paz, una misión para plantar semillas de tolerancia y arrancar las malas hierbas del fanatismo".

PATRIA

Reiterando la política del Vaticano, el Papa pidió una "justa resolución" del conflicto palestino-israelí "para que ambos pueblos puedan vivir en paz en una patria propia, dentro de fronteras seguras y reconocidas internacionalmente".

Desde que juró su cargo como primer ministro de Israel el 31 de marzo, Benjamin Netanyahu no ha discutido específicamente el establecimiento de un estado palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza, una prioridad árabe y estadounidense.

Las palabras del Papa al respecto tendrán eco en la región, sobre todo cuando visite un campo de refugiados en Belén en la ocupada Cisjordania el miércoles. En Belén se reunirá con el presidente palestino, Mahmud Abas.

Durante su visita a Jordania, subrayó su deseo de mejorar las relaciones entre cristianos y musulmanes e intentó borrar el rencor que pudiera quedar por una conferencia que realizó en 2006 y que muchos musulmanes consideraron ofensiva.