Islamistas moderados se unen a la lucha contra Al Shabab en Somalia, donde ha habido 113 muertos en una semana

MOGADISCIO, 13 (Reuters/EP)

Las milicias islamistas moderadas se han unido al Gobierno somalí en la lucha contra el grupo insurgente Al Shabab por el control de Mogadiscio y el sur del país, donde en la última semana ha habido 113 civiles muertos, según un grupo defensor de los Derechos Humanos.

Al Shabab y el nuevo Ejecutivo luchan por el control de un país que no ha conocido un momento de paz en los últimos 18 años. Cientos de miles de personas son refugiadas mientras se suceden los enfrentamientos y las luchas de poder en una zona donde además ha hecho su aparición la piratería.

Mogadiscio lleva meses sometida a los fuertes combates en los que la milicia pretende derrocar el nuevo Gobierno del presidente Sharif Ahmed. El intenso fuego cruzado de los últimos días ha provocado que miles de personas hayan tenido que abandonar sus hogares y salir de la ciudad.

Además de las fuerzas gubernamentales, la milicia islamista moderada Ahlu Sunna también se ha unido a la lucha contra Al Shabab en el centro y las regiones del sur de Somalia. Al menos cinco personas murieron ayer en la ciudad de Mahas, según testigos, que se unirían a los 113 fallecidos de la última semana.

"Los combatientes de Al Shabab corrieron a refugiarse a una mezquita, pero los vecinos siguieron disparando contra ellos con granadas de propulsión", explicó por teléfono a Reuters un residente de la localidad de Mahas.

Según este vecino, los líderes tribales intervinieron después y convencieron a los hombres de Al Shabab de que depusieran las armas. "Ahora tenemos a 126 de ellos detenidos", añadió.

Uno de los líderes tribales, Mohamed Nur, contó a Reuters que habían pedido en repetidas ocasiones a los insurgentes que abandonaran la ciudad, vecina por el suroeste de El Bur, el más grande bastión de Al Shabab desde 2006. "Hicieron caso omiso, pero estamos dispuestos a luchar si nos atacan", afirmó.

Mientras, miles de personas han huido de distintas partes del norte de Mogadiscio, escenario de los peores enfrentamientos en los últimos días, aunque no hay mucha información acerca de lo que está ocurriendo.

Desde que el anterior gobierno del país recuperara el control de la capital a principios de 2007 han fallecido en los enfrentamientos más de 16.000 civiles, mientras que más de un millón han tenido que huir de sus hogares y unos tres millones sobreviven gracias a la ayuda humanitaria.