Kerry llega a Sudán para informarse de la situación humanitaria en Darfur

  • Jartum, 15 abr (EFE).- El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU., John Kerry, llegó hoy a Sudán para informarse del conflicto y la situación humanitaria que vive la convulsa región de Darfur.

Kerry llega a Sudán para informarse de la situación humanitaria en Darfur

Kerry llega a Sudán para informarse de la situación humanitaria en Darfur

Jartum, 15 abr (EFE).- El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU., John Kerry, llegó hoy a Sudán para informarse del conflicto y la situación humanitaria que vive la convulsa región de Darfur.

Kerry hizo el anuncio en una rueda de prensa a su llegada a Jartum para cumplir una visita de tres días, y en la que, también, tiene previsto visitar Darfur, ubicada en el oeste de Sudán.

Por su parte, el vicepresidente del Parlamento sudanés, Mohamed al Hasan al Amin, que recibió al senador estadounidense, mostró su esperanza de que esa visita contribuya a normalizar los lazos entre Jartum y Washington, y produzca resultados positivos.

"Nosotros esperamos mucho del cambio que se ha registrado en la política de EEUU", subrayó el responsable sudanés.

Por su parte, el jefe de los Asuntos Estadounidenses en el Ministerio sudanés de Exteriores, Naseredin Wali, señaló que Kerry se entrevistará mañana, jueves, con el vicepresidente de Sudán, Ali Ozman Mohamed Taha, y otros responsables de alto rango.

También, adelantó que la agenda de la visita del senador norteamericano no incluye una reunión con el presidente sudanés, Omar Hasan al Bachir.

Wali, explicó, además, que el Kerry visitará un campo de refugiados en el norte de Darfur.

El viaje del responsable estadounidense se produce después de la visita que el enviado especial de EEUU para Sudan, general Scott Gration, realizó a principios de mes a ese país, donde mostró su deseo de que mejore la situación humanitaria en Darfur.

El conflicto de Darfur estalló en febrero de 2003 cuando dos grupos rebeldes se levantaron en armas en protesta por la situación de abandono de la zona.

Desde entonces, han muerto alrededor de 300.000 personas, según cálculos de la ONU.