La sociedad civil libanesa recuerda el inicio de la guerra civil hace 34 años

  • Beirut, 13 abr (EFE).- La sociedad civil libanesa se movilizó hoy en conmemoración del trigésimo cuarto aniversario del inicio de la guerra civil que se prolongó entre 1975 y 1990 y se cobró la vida de 150.000 personas en el país.

La sociedad civil libanesa recuerda el inicio de la guerra civil hace 34 años

La sociedad civil libanesa recuerda el inicio de la guerra civil hace 34 años

Beirut, 13 abr (EFE).- La sociedad civil libanesa se movilizó hoy en conmemoración del trigésimo cuarto aniversario del inicio de la guerra civil que se prolongó entre 1975 y 1990 y se cobró la vida de 150.000 personas en el país.

Una de las iniciativas para recordar esta fecha y concienciar a los ciudadanos y jóvenes libaneses la protagonizó el activista Mustafa Yamut, conocido como Zicco.

Yamut puso hoy en marcha un autobús similar al que fue atacado el 13 de abril de 1975 en el barrio cristiano de Beirut de Ain Remane, hecho que se convirtió en el detonante del conflicto armado.

Ese día, milicianos de la falange atacaron el vehículo cargado den refugiados palestinos en represalia por otro ataque producido ese día contra el jefe del partido político cristiano Kataeb mientras inauguraba una iglesia.

El vehículo que salió hoy de Beirut recorrerá todo el territorio nacional, transporta a diez jóvenes de diferentes regiones, un fotógrafo, un cineasta y varios periodistas.

"En la memoria colectiva se trata del autobús de la guerra, pero también este vehículo es un lugar donde todos se encuentran por azar, como los habitantes del país", explica Zicco.

"No se conocen, pasan un tiempo juntos y van todos al mismo lugar. Los libaneses, hoy en día, tienen que subir en el mismo autobús y construir una nación", prosigue.

Por su parte, Amal Makarem, que lanzó en el año 2000 el debate "la memoria para el futuro", anunció la creación de un monumento nacional en homenaje a las víctimas de la guerra.

La concepción de dicho monumento será sometida a un concurso dirigido a los arquitectos libaneses.

Makarem afirmó que el 13 de abril será la fecha del "recuerdo", para que los libaneses rememoren pero al mismo tiempo superen su pasado.

"Hemos pasado directamente al olvido y nos hemos hundido en una memoria bloqueada y, por eso, en la incoherencia y en el encierro", opina.

Según él, "no hubo en el Líbano un olvido salvador al que se llega tras superar el trauma, sino que ha habido el olvido pernicioso de los que se contentan de refutarlo", añade.

Para Makarem, "mientras no se restituyen los derechos, en especial el de las personas desaparecidas", el país seguirá con "una herida abierta que continúa sangrando".

Se estima que 17.000 personas desaparecieron durante la guerra sin que aun se conozca su destino.

Finalmente, las asociaciones "Ofrecer Alegría" y "Wahdatuna Jalasuna" (nuestra salvación pasa por la unidad) organizaron una manifestación delante del museo de Beirut.

En este lugar, que constituía la línea de demarcación que separaba los barrios de mayoría cristianos de los de mayoría musulmanes, se celebró un acto en el que se presentaron documentales y testimonios de víctimas.

Centenares de personas acudieron para escuchar a ex milicianos, hoy convertidos en fervientes activistas por la paz, que explicaron por qué combatieron y por qué hoy están en contra de la violencia.

También se escuchó el llamamiento de dos mujeres, cuyos familiares desaparecieron durante la guerra, para investigar el paradero de sus seres queridos.

Durante la mañana, un centenar de niños, enviados por estas ONG, visitaron a varios responsables libaneses para que firmaran un documento de ética moral.

El acto terminó con una oración conjunta de representantes de todas las religiones, que rogaron a Dios por la paz, el perdón y la reconciliación.