C's y Cataluña, los escollos para que el flirteo de PSOE-Podemos acabe en pacto


  • Si de algo ha servido esta moción ha sido para mejorar la relación entre socialistas y podemitas, tanto en el tono como en la forma. 

  • Podemos apoyaría al PSOE si se olvida de Ciudadanos y busca apoyo en los soberanistas, algo que parece improbable a la vista del discurso de Ábalos.

Rivera: "Hoy Pablo Iglesias tiene más cara de Hernández Mancha que de Felipe González"

Rivera: "Hoy Pablo Iglesias tiene más cara de Hernández Mancha que de Felipe González" MADRID | EUROPA PRESS

En el fondo y en la forma. La relación entre PSOE y Podemos ha mejorado claramente. Es la principal conclusión del debate de la moción de censura presentada por Podemos contra Mariano Rajoy que ha concluido en fracaso. El giro a la izquierda de los socialistas es evidente desde que Pedro Sánchez ganó las primarias y eso se traduce en un acercamiento al partido morado.

Ayer ya vimos un tono distinto de Pablo Iglesias. El líder de Podemos admitió que España debe mucho al PSOE y tuvo buenas palabras incluso para Felipe González. Esta vez no ha habido cal viva.  Hoy las ha repetido. Ha asegurado que gracias a los gobiernos socialistas en la década de los 80 los hijos lograron vivir mejor que sus padres, aunque eso hoy “se ha roto”. Ha dicho que el expresidente González pasará a la historia, “a pesar de los pesares”, como el hombre que “modernizó España”. No solo eso, ha dejado caro Iglesias que "sus bases han dado una lección y ahora estamos dispuestos a construir el camino con ustedes".

Todo un avance. Además, el líder de Podemos aseguró que no se podría entender la historia de España sin las siglas del PSOE. “Es un partido al que tengo muchísimo respeto”, ha dicho recordando que su abuelo fue militante socialista. Iglesias ha tendido la mano y Ábalos ha recogido el guante. También, en un tono moderado y de respeto hacia Iglesias, el portavoz provisional del PSOE se ha mostrado dispuesto a llegar a acuerdos con Podemos y explorar una alternativa. Y lo más importante, el portavoz debutante del PSOE ha asegurado compartir muchos de los diagnósticos con Pablo Iglesias, y quizás lo más significativo, también algunas propuestas. "Ahí nos va a encontrar siempre", ha prometido Ábalos, que en nombre de una "izquierda de gobierno, pero valiente".

Parece que se puede poner punto y final a una etapa de desconfianza entre ambos partidos. Una etapa que comenzó con el 'no' de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez en su investidura, y que ha pesado mucho al líder de Podemos durante su intervención. Ábalos se lo ha reprochado ya que "tocaba cerrar una etapa y abrir otra". Lo ha hecho con un tono muy bajo: “Me sabe mal decirlo y recordarlo. Pero si hubieran votado a Sánchez hace un año nos habríamos ahorrado estos dos días”.

Cataluña y Ciudadanos, las trabas

Sin embargo este acercamiento entre ambos partidos tiene dos serios escollos. La visión que tienen ambos sobre Cataluña y sobre Ciudadanos. Esta vez Iglesias no exige el referéndum como en otras ocasiones, pero pide al PSOE que no dé un paso atrás en cuanto a haber reconocido a Cataluña como nación, aunque sea desde un punto de visto cultural. "Nos diferencia una visión de España, es difícil entendernos", ha dicho Ábalos después sobre un posible pacto con ERC. Más concretamente, Ábalos ha señalado que "con respecto a Cataluña, la democracia es también respetar a la Ley y dialogar para cambiarla. Proponemos una reforma Federal que reconozca realidad nacional catalana. Y que los catalanes y españoles voten dentro de la ley".

Si Sánchez quiere el apoyo soberanista tendrá que dar el paso del referéndum, algo que parece bastante improbable a la vista de esta sentencia, que tampoco ha gustado a Iglesias: "No den pasos atrás en Cataluña. El discurso que ha hecho usted aquí hoy no ha gustado mucho a sus electores en Cataluña".

. Podemos promete apoyar al PSOE en una moción de censura si no va de la mano de Ciudadanos, “el escudero del PP” o “la muleta naranja”. Iglesias ha celebrado el “cambio de actitud” del PSOE respecto a Ciudadanos cuyo modelo social considera cercano al PP.

Sin embargo los socialistas insisten en formar esa mayoría con apoyo transversal. Es decir con Ciudadanos. Así lo explicaba Ábalos en la tribuna: "Ciudadanos no está en la izquierda. Pero hay momentos en que hay que entenderse. Yo defendí estando en el Partido Comunista los Pactos de la Moncloa". Ábalos ha reprochado a Podemos que las medidas propuestas en el día de ayer estaban recogidas en el pacto firmado con el partido naranja en marzo de 2016... pese a que dicen que no son de izquierdas.

Si el PSOE de Pedro Sánchez, que se ha presentado como el nuevo PSOE que defiende las injusticias, insiste en buscar el apoyo parlamentario con Ciudadanos, esta vez no se puede fallar. El nuevo/viejo líder no se puede permitir otro fracaso.

Algo debe cambiar respecto a marzo del año 2016, cuando  los socialistas buscaron primero acuerdo con Ciudadanos, con el que se firmó un pacto de investidura, y después el apoyo en forma de sí o abstención de Podemos. Quizás la estrategia sea ahora diferente. El giro a la izquierda podría llevar a firmar un acuerdo con el partido morado (lograrían una mayoría relativa de 156 escaños), y después buscar el apoyo puntual de Ciudadanos.

Cara a cara muy áspero Iglesias-Rivera

El cruento cara a cara entre Iglesias y Rivera durante la moción no augura que la posibilidad de un tripartito tenga futuro, a menos a corto plazo. Salvando la dura intervención de Ana Oramas el martes, fue el duelo más áspero de la moción. Poco queda ya del 'buen rollo' mostrado en aquel Salvados en el que Iglesias llegó a decir aquello de “si esto sigue así nos presentamos juntos a las elecciones”.

Si hay alguien en el espectro político que consigue provocar a Pablo Iglesias ese es Rivera. Con él, el líder de Podemos ha olvidado su perfil presidenciable y sacar su versión más chulesca y prepotente. “Ustedes no sirven para nada”, le ha llegado a espetar Pablo a Rivera después de afearle que citaba libros que nunca había leído.

Rivera también ha estado poco diplomático. Ha pedido a Pablo "que salga del autobús de la trama "y vuelva a la Cámara" porque a este paso "corre el peligro de que cuando quiera darse cuenta lo tiene todo aprobado". Denominar a Podemos como "Demoliciones Iglesias" por querer destruir toda la casa es otra de las ideas 'estrella' que ha sacado Rivera en su discurso donde no han faltado dardos: "su único objetivo es destrozar al PSOE".

Visto lo visto, el acuerdo parece complicado. Rivera ha descartado apoyar al PSOE si va de la mano con los independentistas, como le pide Podemos. Lo que no ha descartado el líder de Ciudadanos es llegar a acuerdos con Iglesias: "Yo soy capaz de ponerme de acuerdo incluso con usted, a pesar de lo que ha dicho de nosotros". ¿Un cambio de actitud de Rivera respecto a Podemos?. A esto se agarran como un clavo ardiendo los socialistas.