Comienza el deshielo de las relaciones entre EE.UU. y España

  • Washington, 21 feb (EFE).- Las relaciones entre EEUU y España, que durante la segunda mitad del mandato de George W. Bush atravesaron por una etapa de gran frialdad, han comenzado su deshielo tras la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca.

Comienza el deshielo de las relaciones entre EE.UU. y España

Comienza el deshielo de las relaciones entre EE.UU. y España

Washington, 21 feb (EFE).- Las relaciones entre EEUU y España, que durante la segunda mitad del mandato de George W. Bush atravesaron por una etapa de gran frialdad, han comenzado su deshielo tras la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca.

Desde su victoria en las elecciones presidenciales, Obama ha expresado su voluntad de normalizar las relaciones con un país que considera un importante aliado.

Este mensaje, expresado ya directamente en una conversación con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, pocos días después de los comicios estadounidenses, se ha repetido notablemente en los últimos días.

La semana pasada, el propio Obama telefoneó al rey don Juan Carlos para expresarle su pesar por no poder acompañarle durante la visita de los soberanos españoles a Florida y transmitirle su voluntad de ahondar en la "estrecha relación" entre los dos países.

No quedó sólo en eso. A instancias del presidente estadounidense, su consejero de Seguridad Nacional, el general James Jones, se desplazó a Miami este viernes para reunirse con el soberano como representante de Obama.

Nuevamente, Jones transmitió al Rey que su Gobierno "hace votos por tener una buena relación con España".

En Miami, el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca también se reunió con el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, con quien abordó un amplio abanico de temas.

Entre ellos se encontraron las próximas cumbres en abril del G20 y de la OTAN, así como Oriente Medio, Irak y Afganistán y Pakistán.

Jones "enfatizó el interés del presidente estadounidense en consultar con nuestros amigos y aliados y que la implicación con España, y la profundización de nuestra alianza, es importante para hacer avanzar nuestros intereses mutuos en el mundo", declaró la Casa Blanca.

Jones acompañó a los soberanos a un seminario sobre energías renovables, un área que interesa personalmente a Obama y en el que el presidente estadounidense ha elogiado públicamente a España como país líder.

El próximo martes Moratinos se reunirá en Washington con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, para sentar las bases de la relación durante los próximos años.

"Esto será una oportunidad para fortalecer aún más nuestros lazos bilaterales", declaró el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional Mike Hammer.

Estos contactos marcan un importante cambio de rumbo con respecto a los últimos años, cuando el contacto entre Washington y Madrid quedó prácticamente congelado tras la retirada española de Irak en 2004.

Entre los dos países se mantuvo la relación de trabajo, y la colaboración en áreas como la lucha contra el terrorismo o la cooperación en Afganistán. En el sector comercial, la relación también continuó a buen ritmo. En 2007, España vendió a EEUU bienes por valor de 9.900 millones de dólares y EEUU exportó al país europeo productos por valor de 10.500 millones.

Pero al nivel más alto la relación había desaparecido. "Simplemente, España no existe. Jamás se la menciona en una reunión" en la Casa Blanca, aseguraba entonces un alto funcionario.

Obama había apuntado ya durante la campaña electoral su interés en un giro en la relación con España. Durante uno de sus debates contra su entonces rival republicano, John McCain, reprochó a su contrincante las dudas que éste había expresado sobre si se reuniría con Zapatero "siendo como es España, un aliado de la OTAN".

A juicio de Marco Vicenzino, de la organización no partidista Global Strategy Project, la relación entre Washington y Madrid "estaba tan baja hasta ahora que no puede sino volver hacia arriba" durante el mandato de Obama.

Aunque la relación de trabajo funcionaba, precisó Vicenzino a Efe, "cuando los lazos en el nivel más alto no existen, todo el vínculo se ve perjudicado".

Desde el punto de vista estadounidense, agregó, Washington reconoce que "es necesario consolidar las relaciones existentes con un país que no es Siria, no es Irán; es un país aliado".

Y en España, según el experto, el Gobierno de Rodríguez Zapatero -que a su juicio "cometió muchos errores retóricos" con EEUU en sus primeros años de mandato-, "ha madurado" tras completar su primera legislatura.