De la Vega dice que la reunión de Zapatero y Obama impulsará las relaciones y constatará la sintonía entre España y EEUU

De la Vega dice que la reunión de Zapatero y Obama impulsará las relaciones y constatará la sintonía entre España y EEUU

De la Vega dice que la reunión de Zapatero y Obama impulsará las relaciones y constatará la sintonía entre España y EEUU

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se mostró hoy convencida de que la reunión que mantendrán el próximo domingo en Praga el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, permitirá "una intensificación" de las relaciones bilaterales, así como la constatación de la "sintonía" entre los dos países.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno calificó de "muy importante" la primera entrevista que mantendrán Zapatero y Obama, que tuvieron oportunidad de encontrarse por primera vez durante la cumbre del G-20 en Londres. "Va a servir para dar un impulso a las relaciones entre los dos países y las dos Administraciones", aseguró la vicepresidenta primera.

De la Vega subrayó que tras el "acuerdo internacional" de la naturaleza del adoptado en la cumbre que finalizó ayer en Londres, los dos presidentes tienen "una agenda" que abordar. En su opinión, en la entrevista del domingo "se va a constatar seguro la sintonía que se ha puesto de manifiesto en temas" a los que hay que "hacer frente desde la comunidad initernacional de forma multilateral y de forma bilateral".

"COSTUMBRES ANGLOSAJONAS"

Por otra parte, preguntada por el papel desempeñado por las esposas de los dirigentes mundiales presentes en la cumbre del G-20, De la Vega recordó que "en la agenda oficial no estaba prevista la asistencia de la esposa del presidente del Gobierno", Sonsoles Espinosa.

La vicepresidenta no quiso valorar los encuentros y las recepciones en las que participaron las 'primeras damas' y, tras expresar su "respeto" a las posiciones de cada uno de los países, se limitó a apuntar que "probablemente" se trate de "una costumbre anglosajona".