EEUU dice estar dispuesto a dialogar con Cuba

PUERTO ESPAÑA (Reuters) - Estados Unidos dijo el jueves que está dispuesto a hablar con Cuba y que podría adoptar nuevas medidas para distender la relación entre ambos países si La Habana actúa con reciprocidad, mientras crece la presión en América Latina para que levante el embargo.

Un día antes de que comience la cumbre continental que reúne a 34 países americanos, y que excluye a Cuba, la situación del único estado comunista que tiene el hemisferio y la hostilidad de Estados Unidos hacia su Gobierno dominan la actividad diplomática en la región.

El presidente estadounidense, Barack Obama, que espera iniciar una nueva era de cooperación con América Latina y el Caribe durante la cumbre de tres días en Trinidad y Tobago, desarticuló esta semana parte del embargo comercial que su país mantiene sobre Cuba desde hace 47 años.

Obama dijo que espera poder dar un nuevo formato a la relación con La Habana si se producen cambios en materia de derechos humanos y de calidad democrática, pero que hasta que eso suceda el embargo continuará.

El presidente de Haití, René Preval, dijo tener esperanzas de que Cuba pueda participar del próximo encuentro de líderes del hemisferio, después de hablar con la secretaria de Estado Hillary Clinton en Puerto Príncipe.

"Mi deseo, y es un deseo expresado numerosas veces por la Asamblea General de las Naciones Unidas, es que el embargo sea levantado", afirmó Preval.

Clinton dijo que apoyaba el proyecto de construir una vía de diálogo.

"Estamos dispuestos a discutir con Cuba los siguientes pasos que pudieran darse", dijo, aunque dejó claro que Washington también espera una contribución de La Habana para mejorar sus relaciones.

Durante la preparación de la cumbre, Obama se enfrentó una presión creciente de los gobiernos latinoamericanos para poner fin a la política estadounidense de intentar aislar a Cuba.

Los críticos señalan que el embargo ha errado su objetivo de fomentar el cambio en Cuba, y que por el contrario, ha terminado aislando a Washington en la región.

CHÁVEZ Y LOS ALIADOS DE IZQUIERDAS

Washington quiere que la cumbre de Trinidad se concentre en cómo afrontar la crisis económica mundial, que amenaza con revertir el reciente crecimiento en América Latina y el Caribe y devolver a millones de personas a la pobreza.

Mientras la comitiva estadounidense intenta evitar que los líderes "se distraigan" con el tema de Cuba, el presidente venezolano, Hugo Chávez, se comprometió a exigir durante la cumbre el retorno de la isla a los foros continentales.

El explosivo líder caribeño, crítico feroz del predecesor de Obama, George W. Bush, dijo el jueves que no suscribirá la declaración preliminar de la cumbre -que habla de cooperación para luchar contra la pobreza y la desigualdad, pero sin mencionar a Cuba- y cuestionó la democracia estadounidense.

"Yo lanzo la siguiente pregunta. ¿Dónde habrá más democracia, en Estados Unidos o en Cuba? ¿Quién tiene el 'democratómetro' para medir eso?", dijo Chávez en la inauguración de una reunión con aliados de izquierdas antes de la Cumbre de las Américas.

"No tengo duda en decirlo: en Cuba hay más democracia que en los Estados Unidos", se respondió.

Otros líderes regionales, como el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, han manifestado antes de la reunión de Puerto España su oposición a la antigua política de Washington de intentar aislar a Cuba.