EEUU y Sudamérica pasan página a la era Bush

EEUU y Sudamérica pasan página a la era Bush

EEUU y Sudamérica pasan página a la era Bush

Por Ana Isabel Martínez y Damián Wroclavsky

PUERTO ESPAÑA (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió el sábado la petición de prestar más atención a los países sudamericanos durante una cumbre hemisférica, que se encamina a cerrar una etapa de desencuentro y agresión entre Washington y la región.

El primer encuentro con los líderes de América Latina despertó expectativas por la oferta que hizo Obama a Cuba de reiniciar las relaciones, uno de los conflictos más espinosos de las Américas, y por el acercamiento con Venezuela y Bolivia, críticos de la Casa Blanca durante la anterior gestión.

La cordialidad que marcó la reunión generó un fuerte contraste con las tumultuosas relaciones que hubo durante la presidencia de George W. Bush.

"Creo que estamos haciendo progresos en la cumbre", dijo Obama tras la reunión, que se desarrolló en un ambiente cordial, según relatos de jefes de Estado que participaron.

Los mandatarios sudamericanos también se mostraron satisfechos tras dialogar con su homólogo estadounidense, a quien reiteraron su pedido para reincorporar incondicionalmente a Cuba a los grupos regionales y para que levante el embargo comercial que le aplica desde hace 47 años.

"No tengo la menor duda" de que las relaciones con Estados Unidos mejorarán, dijo el presidente venezolano, Hugo Chávez, un ácido crítico de las políticas de Washington.

Chávez elogió a su par estadounidense y le regaló una edición dedicada del libro "Las Venas Abiertas de América Latina", un texto clásico de la izquierda latinoamericana del autor uruguayo Eduardo Galeano.

Obama lo recibió con una sonrisa.

Durante su presentación en la noche del viernes, Obama había señalado que era importante reconocer los errores del pasado, pero pidió no culpar a su país por los problemas del hemisferio.

Además de las nuevas urgencias económicas de una región ya afectada por la pobreza, y de la situación cubana, los líderes de los países sudamericanos trataron en la reunión asuntos de pobreza, asistencia financiera, narcotráfico y energía.

El grupo, llamado Unasur, está presidido por la mandataria de Chile, Michelle Bachelet.

CUBA

La cumbre que comenzó el viernes estuvo precedida de una febril actividad diplomática en torno a Cuba, que fue suspendida por la Organización de Estados Americanos en 1962. El país caribeño es el único ausente en la cumbre.

Antes de llegar a Puerto España, Obama ofreció reiniciar la relación con Cuba tras levantar las restricciones a los viajes familiares de cubano-estadounidenses a la isla y liberar el envío de remesas.

A cambio, pidió a Cuba debatir el estado de los derechos humanos en su territorio, la existencia de presos políticos y las restricciones para salir del país.

El presidente cubano, Raúl Castro, dijo esta semana que estaba dispuesto a dialogar a agenda abierta y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, señaló que propondrá a la asamblea de países miembros la eliminación de la resolución que alejó a la isla antillana del foro.