Funes dice que los nexos con Cuba y Venezuela no condicionarán su Gobierno

  • San Salvador, 27 mar (EFE).- El presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, dijo que la relación de su partido, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), con Cuba y Venezuela no condicionará, ni determinará la amistad de su futuro Gobierno con esos países.

San Salvador, 27 mar (EFE).- El presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, dijo que la relación de su partido, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), con Cuba y Venezuela no condicionará, ni determinará la amistad de su futuro Gobierno con esos países.

"Una cosa son las relaciones del FMLN como partido con Cuba y Venezuela y otra las relaciones del próximo Gobierno de El Salvador con los Gobiernos y pueblos de ambos países hermanos", declaró Funes desde Brasil, en una entrevista que hoy publica el diario La Prensa Gráfica.

"Una (cosa) no condiciona ni determina a la otra. La política exterior tiene que construirse a partir de intereses estrictamente nacionales, no a partir de afinidades ideológicas", señaló en respuesta a un cuestionario remitido por el rotativo.

Aseguró que al país "le conviene abrir relaciones diplomáticas con Cuba y reforzar las que ya tiene con Venezuela".

Pero aclaró que "en ningún caso, la apertura de relaciones y estrechamiento de las existentes debe ser entendido como sinónimo de alineamiento o subordinación".

Funes anunció el pasado 18 de marzo que en su futuro Gobierno restablecerá las relaciones diplomáticas con Cuba, suspendidas desde 1959, y buscará acercamientos comerciales con China.

Señaló que el estilo de gestión del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, "es y será un referente" para su administración, y destacó que la llamada que recibió del mandatario de EE.UU., Barack Obama, confirma "el nuevo interés y visión que la administración estadounidense tendrá sobre América Latina".

"He seguido con atención la forma como él y su Gobierno han enfrentado los principales desafíos que ha tenido que abordar el país. Brasil, bajo el Gobierno de Lula, se ha convertido en una de las economías más sólidas del continente", añadió.

Al referirse al diálogo telefónico con Obama, lo consideró "una expresión de confianza y esperanza" y de que "las cosas pueden ser diferentes para el pueblo salvadoreño".

"Obama señaló los temas de la agenda hemisférica, que no pasan solo por la preocupación que tradicionalmente EE.UU. ha tenido en torno al narcotráfico y el crimen organizado, sino también sobre el crecimiento de la economía, el desempleo, la pobreza y las graves desigualdades que caracterizan a nuestras sociedades", sostuvo.

"Si estas serán las prioridades, podemos esperar un ciclo diferente en las relaciones con Estados Unidos", resaltó.

Consultado acerca de su gabinete ministerial, indicó que "estará definido por la pluralidad y la idoneidad".

"El signo fundamental de mi Gobierno será la unidad y esta solo se puede construir si desde la integración misma del gabinete se envían señales claras de concertación y de entendimiento con otras fuerzas políticas y sociales", explicó.

Detalló que "no será la afiliación partidaria ni tampoco solo la formación técnico-profesional lo que definirá la elección del gabinete, sino sobre todo su vocación de servicio público y su compromiso con la transformación ineludible que el país demanda".

Funes, quien se impuso en los comicios del pasado 15 de marzo, recibirá el poder el próximo 1 de junio de manos del actual presidente, Elías Antonio Saca, de la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), partido que gobierna el país desde 1989.