La Cumbre de las Américas marcará un "nuevo comienzo" en las relaciones del continente, dice Insulza

  • Washington, 3 abr (EFE).- El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, auguró hoy que la Quinta Cumbre de las Américas constituirá un "nuevo comienzo" en las relaciones del continente americano y en particular de EE.UU. con Latinoamérica y el Caribe.

La Cumbre de las Américas marcará un "nuevo comienzo" en las relaciones del continente, dice Insulza

La Cumbre de las Américas marcará un "nuevo comienzo" en las relaciones del continente, dice Insulza

Washington, 3 abr (EFE).- El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, auguró hoy que la Quinta Cumbre de las Américas constituirá un "nuevo comienzo" en las relaciones del continente americano y en particular de EE.UU. con Latinoamérica y el Caribe.

"Miro hacia la Cumbre como un nuevo comienzo, un comienzo de nuevas políticas, de nuevas propuestas y de un nuevo diálogo bajo la idea de hacer políticas no los unos para los otros, sino entre nosotros, con nosotros", afirmó Insulza en la Conferencia Anual del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Georgetown.

El titular de la Organización de Estados Americanos (OEA) dejó claro que los países de Latinoamérica y el Caribe no esperan un giro completo hacia "una nueva política continental" en la Cumbre, que se celebrará del 17 al 19 de abril en Trinidad y Tobago, pero sí "un buen diálogo y algunos acuerdos básicos".

Insulza hizo especial hincapié en la necesidad de que el debate en la Cumbre se abra a los asuntos que más preocupan a los ciudadanos del continente.

"Todos sabemos cuáles son los asuntos, pero no los discutimos", afirmó. El objetivo, resaltó, debe ser conocer la postura de cada país, y alcanzar un consenso en lo que sea fundamental.

Entre los asuntos que deben ser analizados conjuntamente por los gobiernos destacó la energía, el calentamiento global, el crimen y la inmigración.

El embajador de EE.UU. ante la OEA, Héctor Morales, resaltó que la Cumbre "representa una gran oportunidad" para el continente, y destacó especialmente la necesidad de que se haga un seguimiento de los acuerdos alcanzados para que se conviertan en realidad.

En ese sentido otorgó un papel fundamental a las organizaciones internacionales y regionales, que, a su juicio, deben "trabajar conjuntamente en la implementación de los mandatos" de la Cumbre.

El consejero de la Casa Blanca para la Cumbre, Jeffrey Davidow, coincidió, por su parte, en que la cita de Trinidad y Tobago es "un momento que requiere pragmatismo".

El ex embajador estadounidense en Zambia, Venezuela y México, prometió que habrá "cambios" en la postura estadounidense respecto al pasado, y que la delegación que encabezará el presidente Barack Obama "mostrará un nuevo énfasis en asuntos sociales".

Por otro lado, el actual embajador de Guatemala ante la Casa Blanca, Francisco Villagrán de León, aseguró que en la Cumbre "debería haber espacio" para discutir los efectos de la crisis económica global, ante la que "los países pequeños son particularmente vulnerables".

El ex embajador ante la OEA recordó que 20 de los 34 países que asistirán a la Cumbre son "del tamaño de Guatemala o más pequeños".