Obama pensó que Chávez había escrito el libro que le regaló

  • Puerto España, 18 abr (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, creyó inicialmente que el libro que le regaló hoy el líder venezolano, Hugo Chávez, lo había escrito el propio mandatario.

Puerto España, 18 abr (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, creyó inicialmente que el libro que le regaló hoy el líder venezolano, Hugo Chávez, lo había escrito el propio mandatario.

"Pensé que era uno de los libros de Chávez", explicó Obama, que agregó que "iba a haberle dado uno de los míos".

En una reunión hoy de Obama con la Unión de América del Sur (UNASUR), Chávez se levantó para dar una palmada en el hombro a Obama y entregarle ante las cámaras el libro "Las Venas Abiertas de América Latina", de Eduardo Galeano.

Obama, que le saludó con un cordial "¿cómo estás?" en español, le agradeció el gesto y mostró sonriente el libro a los fotógrafos antes de continuar la reunión.

Un alto funcionario estadounidense no quiso confirmar tras el encuentro si Obama tiene previsto leer el ensayo, un volumen de 1971 del escritor uruguayo que, en forma cronológica y a través de relatos cortos, da cuenta de los abusos que cometieron los colonizadores europeos y del saqueo al que fueron sometidos los territorios que hoy conforman Latinoamérica y el Caribe.

"El presidente es un hombre muy leído pero no sé cuáles serán sus prioridades en su lista de lecturas pendientes", indicó.

El presidente estadounidense es autor de dos libros, escritos antes de llegar a la Casa Blanca: "Dreams from my father", una autobiografía escrita a los 34 años, y el volumen de ensayos "The Audacity of Hope".

El apretón de manos de hoy entre Obama y Chávez fue el segundo en otros tantos días.

Ambos ya se habían saludado antes de la ceremonia inaugural de la V Cumbre de las Américas el viernes, en un encuentro en el que Chávez, un sempiterno crítico de Washington, dijo a Obama que "con esta misma mano hace ocho años yo saludé a (George W.) Bush. Quiero ser tu amigo".

El intercambio de hoy precedió a una reunión de una hora y cuarto de duración entre Obama y la UNASUR caracterizado por fuentes estadounidenses como "un intercambio franco", en el que los líderes latinoamericanos pidieron al nuevo ocupante de la Casa Blanca que normalice sus relaciones con Cuba.

Según explicaron las fuentes, Obama reiteró la posición que ya había expuesto en su discurso inaugural: que EEUU busca un "nuevo comienzo" en su relación con Cuba pero ese cambio no ocurrirá de la noche a la mañana. Está dispuesto, explicó, a mantener un diálogo pero no a "hablar por hablar".