Obama supera la prueba en Latinoamérica

Por Damián Wroclavsky

PUERTO ESPAÑA (Reuters) - Los países americanos concluían el domingo la cumbre que marcó el debut regional del presidente estadounidense, Barack Obama, redujo sensiblemente la tensión entre América Latina y la mayor potencia mundial y también selló un acercamiento entre Washington y Cuba.

En la V Cumbre de las Américas arreciaron las peticiones para que Estados Unidos levante el embargo contra la isla caribeña, aunque los líderes dieron un amplio crédito a Obama, quien llegó a la cumbre precedido por una medida que distendió algunas restricciones que rigen sobre Cuba.

En la mañana del domingo, Obama se reunió con líderes centroamericanos, en un encuentro en el que le dio la mano al izquierdista presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien también conversó brevemente con la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Obama agradeció el encuentro, del que dijo que le dio "la oportunidad de escuchar más directamente sobre los desafíos y oportunidades de la región". Un encuentro similar había mantenido Obama el sábado con los presidentes de América del Sur.

"La cumbre ha sido un gran éxito por sí misma, la calidad del diálogo que se dio entre los presidentes en un momento en que todos estaban esperando que hubiera un cierto desorden o una gran pelea", dijo el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

La cosecha del presidente estadounidense incluyó el apoyo de algunos de los líderes socialistas más radicalizados de la región, como el venezolano Hugo Chávez, un ácido crítico de la Casa Blanca, quien dijo no tener dudas que la relación bilateral mejorará.

Chávez, incluso, decidió reponer al embajador de su país en Washington, que había retirado en septiembre por diferencias políticas con Estados Unidos. Clinton celebró la iniciativa.

Con la crisis económica golpeando la región, Obama escuchó pedidos para facilitar la llegada de fondos frescos a los países, que pugnan para que las naciones desarrolladas recapitalicen a los organismos multilaterales de crédito.

"Quedan algunas quejas del pasado, pero creo que debemos mirar al futuro", dijo Leonel Fernández, presidente de República Dominicana.

Con un largo camino por delante para restablecer la confianza perdida durante la actual década, Obama logró revertir el rechazo general que había recogido su predecesor George W. Bush.

RECIPROCIDAD

El cambio de signo en la Casa Blanca hizo reverdecer la atención regional sobre la "cuestión cubana", que hegemonizó las peticiones de los países que pretenden un regreso del país caribeño a los grupos regionales tras 47 años de suspensión.

La reunión sirvió para consolidar las señales de aproximación que intercambiaron Washington y La Habana en los últimos días, que podría conducir a nuevos cambios en la política estadounidense para la isla, pero dentro de un campo de juego claramente delimitado.

Los funcionarios estadounidenses se encargaron de subrayar que esperaban reciprocidad de parte de Cuba a la hora de establecer un canal de diálogo, en el que puedan abordarse la situación de los derechos humanos, de los presos políticos y de las libertades para viajar.

Cuba había anticipado esta semana que estaba dispuesto a abordar esa agenda.