Obama viaja a Europa con una apretada agenda de encuentros marcada por la economía y Afganistán

Obama viaja a Europa con una apretada agenda de encuentros marcada por la economía y Afganistán

Obama viaja a Europa con una apretada agenda de encuentros marcada por la economía y Afganistán

NUEVA YORK, 31 (Reuters/EP) El presidente estadounidense, Barack Obama, pondrá hoy rumbo a Europa en la que será su primera gira importante fuera de Estados Unidos desde que asumió el cargo el pasado 20 de enero y lo hace con una agenda apretada que incluye la cumbre del G-20 en Londres y la de la OTAN en Estrasburgo (Francia) y Kehl (Alemania), así como un encuentro con los Veintisiete en Praga, durante la que la crisis económica y Afganistán serán los temas centrales y en la que mantendrá numerosos encuentros bilaterales, incluido el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Esta gira será su puesta de largo en la escena internacional, aunque ya como candidato a la presidencia visitó Europa, y viene a ella con el respaldo de los estadounidenses, ocho de cada diez consideran que sabrá defender los intereses de su país, según un sondeo publicado hoy por la CNN. Asimismo, siete de cada diez creen que Obama cuenta con el respeto de sus homólogos, frente al 49% que opinaba lo mismo de George W. Bush cuando llegó al cargo en 2001. La primera etapa del periplo será Londres, donde participará en la cumbre del G-20 de seguimiento a la que el pasado mes de noviembre albergó Bush en Washington para abordar los efectos de la crisis económica mundial y el modo de hacerlos frente. Según ha indicado la Casa Blanca, Obama no buscará compromisos específicos en esta cita a la que, según su portavoz, Robert Gibbs, va a "escuchar, pero también a liderar". En una entrevista publicada el domingo por el 'Financial Times', el presidente estadounidense explicó que su objetivo para la cumbre del G-20 es conseguir que los dirigentes adopten "un enfoque fuerte hacia el estímulo", aborden la cuestión de los activos tóxicos en el sistema financiero y lleguen a un acuerdo sobre la reforma regulatoria para evitar que este tipo de crisis vuelvan a producirse. "Lo más importante es que todos nosotros demos un mensaje fuerte de unidad ante la crisis", aseveró. Durante su estancia en Londres, Obama se reunirá con el primer ministro británico, Gordon Brown, quien ya le visitó en la Casa Blanca, y con la reina Isabel II, que mañana ofrecerá a todos los asistentes una cena. Asimismo, en la capital británica tiene previstos encuentros con el presidente chino, Hu Jintao, y con el ruso, Dimitri Medvedev. Su reunión con este último es particularmente importante tanto para Washington como para Moscú, ya que las relaciones bilaterales han atravesado una época de tensión desde el conflicto del pasado verano en Georgia y por la intención de Estados Unidos de desplegar un escudo antimisiles en República Checa y Polonia, que Rusia rechaza. Así, se espera que los dos presidentes aborden estas cuestiones y sobre todo el nuevo tratado sobre armas no convencionales. Asimismo, Obama, que viaja acompañado de su mujer Michelle, tiene previsto mantener encuentros en Londres con el rey Abdulá de Arabia Saudí; con el primer ministro indio, Manmohan Singh, y con el presidente surcoreano, Lee Myung Bak, durante la jornada del jueves. CUMBRE DE LA OTAN Al día siguiente, Obama asistirá a la cumbre de la OTAN que se celebrará este año en las ciudades de Estrasburgo y Kehl con motivo del 60 aniversario de su creación. Aquí, el presidente estadounidense centrará su intervención en explicar a los aliados su nueva estrategia para este país asiático, que incluye al vecino Pakistán, y que aboga por un mayor componente civil y no sólo militar para poner fin al conflicto. Se prevé que Obama reclame a los países de la OTAN aportaciones para garantizar la celebración de las elecciones presidenciales del próximo 20 de agosto, así como un mayor papel en el entrenamiento del Ejército y la Policía afganos, aunque seguramente se encontrará reticencias por parte de algunos aliados. Por otra parte, en cuanto a la ampliación de la Alianza, se espera de Obama una postura mucho más comedida que la de Bush, quien apoyó abiertamente la entrada de Georgia y Ucrania en la organización, pese al firme rechazo expresado en este sentido por Moscú. Asimismo, aprovechará para explicar su posición respecto al escudo antimisiles en el este de Europa y su intención de un acercamiento diplomático a Irán. Durante los dos días que durará esta cumbre, Obama mantendrá encuentros bilaterales con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y con la canciller alemana, Angela Merkel. CUMBRE CON LA UE Ya el domingo, Obama llegará a Praga, donde la presidencia de turno de la Unión Europea ha organizado una cumbre extraordinaria con los Veintisiete y en la que la crisis económica volverá a ser el tema central. Además, se prevé que el nuevo inquilino de la Casa Blanca ofrezca su cooperación en materia de lucha contra el cambio climático, frente a la postura mantenida hasta ahora por Bush en esta materia. Será durante su estancia en Praga cuando se produzca el esperado encuentro entre el presidente estadounidense y el presidente del Gobierno español. Zapatero ha avanzado que planteará a Obama colaborar juntos en América Latina y en energías renovables. Por otra parte, Obama mantendrá un encuentro bilateral con el primer ministro dimisionario checo, Mirek Topolanek, con el que el tema principal a tratar será el proyecto de escudo antimisiles planteado por la anterior Administración y que el nuevo Ejecutivo está revisando. El Gobierno checo quiere conocer de primera mano cuál es la postura de Obama sobre esta cuestión. VISITA A TURQUÍA Por último, la etapa final de su gira le llevará a Turquía. Aquí, Obama realizará una visita de dos días, cumpliendo con su promesa de visitar un país musulmán grande durante los primeros tiempos de su mandato, si bien la Casa Blanca ha aclarado que no será en este país aliado y miembro de la OTAN donde se producirá su esperado mensaje al mundo musulmán. El objetivo principal de este viaje, que le llevará a Ankara y Estambul, es demostrar el apoyo de Estados Unidos a la entrada de Turquía en la Unión Europea, además de alentar el papel mediador que este país está desempeñando entre Israel y Siria. Durante su estancia se entrevistará tanto con el presidente, Abdulá Gul, como con el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.